Acusan al Gobierno de la República de imponer una simulación

Una comisión de dirigentes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) acudió a la instalaciones del Congreso local para exigir a los diputados que votaran en contra del dictamen relacionado con la Reforma Educativa federal.

Pasado el mediodía del martes, un grupo reducido de profesores disidentes llegaron hasta la puerta principal del Congreso de Guerrero y cerraron parcialmente la circulación vehicular en el punto conocido como El Treból.

Los mentores solicitaron una reunión con los diputados locales, particularmente con los integrantes de la fracción parlamentaria de Morena.

En la reunión, el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), Antonio Helguera intentó convencer a la comisión de profesores de las ventajas contenidas en la Reforma que sostuvo, el Senado de la República “enderezó” al gobierno federal anterior.

Los representantes de la CETEG no aceptaron la argumentación, simplemente les señalaron que había dos sentidos en los que podían emitir su voto en torno a la reforma: A favor o en contra.

La reunión fue breve, los mentores salieron de la Sala José Francisco Ruiz Massieu molestos, señalando que los diputados que votaran a favor de la Reforma Educativa serían considerados como traidores, porque los cambios que se realizaron en realidad son de forma, pues la legislación heredada por la administración de Enrique Pea Nieto en lo esencial sigue intacta.

Una vez afuera del Congreso infirmaron por medio de un aparato de sonido lo sucedido en la reunión, señalaron que el Gobierno de la República incurre en un acto de simulación y advirtieron que tomarán en cuenta lo que decidieran los diputados.

Después se retiraron, con la advertencia de que habrán de tomar en cuenta lo sucedido durante la sesión los próximos 15, 16 y 17 de mayo, cuando estalle el paro nacional convocado por la disidencia y se generan movilizaciones en diferentes partes del país.

Deja tu opinión