Solicitarán que haya una revisión a los 37 despidos registrados en la primera quincena de abril

El presidente de la Comisión de Educación del Congreso local, Ricardo Castillo Peña se solidarizó con los trabajadores que mantienen un paro laboral en la delegación del Consejo Nacional de Fomento a la Educación (Conafe), que se encuentran molestos por el despido de 37 de sus compañeros.
La tarde del viernes 10 de mayo, el diputado Castillo Peña llegó a la delegación del Conafe, ubicada sobre la avenida José Francisco Ruiz Massieu, en la parte su de la ciudad.
Ricardo Castillo Peña recibió la información relacionada con el despido de 37 trabajadores, algunos con más 19 años de servicio en dicha institución, los que fueron tratados como trabajadores de nuevo ingreso al aplicarse una circular emitida por el gobierno federal.
El representante popular consideró como inhumano el que haya ese tipo de despidos, sobre todo en una entidad como Guerrero, en la que se carece de fuentes de empleo y los pocos que se tienen no deben dejarse perder.
“Es lamentable que hoy las madres, en lugar de estar festejando estén en pie de lucha”, señaló el representante popular.
Por esa razón, dijo que en abono a mantener la estabilidad social en la entidad, es correcto levantar la voz cuando se tiene enfrente una injusticia.
El delegado del Conafe, explicó que los 37 empleados despedidos del organismo representan el 55 por ciento de la delegación.
Indicó que de los 37 despedidos, 13 son coordinadores o responsables de oficinas regionales, de tal manera que son quienes tienen a su cargo la operatividad del Conafe.
Indicó que esos 13 coordinadores son los que se encargan de vigilar el curso de formación intensiva, cuya duración es de siete semanas y en el que se imparte el modelo pedagógico a seguir por los instructores comunitarios.
Esos coordinadores se encargan de la distribución de material didáctico, de útiles escolares y de gestionar las necesidades que se tienen en las oficinas regionales.
Entre los despedidos se encuentra la coordinadora de micro planeación, quien por la experiencia adquirida a lo largo de varios años resulta difícil de reemplazar en un periodo corto de tiempo.
También se dejó fuera a diez auxiliares de operación, que son los que capturan el registro de la inscripción de todos los alumnos, se encargan de anotar las calificaciones y la y evaluación de los alumnos, particularmente se encargan de verificar quienes aprueban o no el curso escolar.
Tanto el delegado del organismo, como el presidente de la Comisión legislativa de Educación en el Congreso local, consideraron válido que en el caso de Guerrero se tenga una excepción, pues los despidos ordenados desde el centro del país colocan en una posición de riesgo el ciclo escolar para más de 16 mil alumnos de educación básica, lo que resulta sumamente delicado.

Deja tu opinión