Así como los partidos políticos tiene sus crisis existencias, extravíos ideológicos y decisiones equivocadas, asi como los gobiernos de todos los niveles tienen sus desgastes naturales en el ejercicio del poder, por el incumplimiento de sus promesas o porque simplemente no saben gobernar, los movimientos sociales se desgastan, se pervierten, olvidan su escencia.
En Guerrero tenemos experiencias miles de como organizaciones que se conforman coyunturalmente para exigir tal o cual derecho, obra o servicio u organizaciones gremiales que luchan por demandas inmediatistas, economicista que logran ganarse el reconocimiento social o las muchas que luchan por la defensa de los derechos humanos que, en Guerrero son muy lastimados; sin embargo, el desgaste social, la credibilidad y la bandera de la honestidad muchas veces se ve manchada por acciones que, dejan mucho que desear.
Tratando de analizar la ultima incursión de la CETEG en Guerrero, una organización gremial que, ha tenido un historial de lucha muy importante, que tuvo sin regateárselo una inserción social demasiado importante , que a pesar de eso, su avance dentro del SNTE ha sido minimo gremialmente hablando, salvo sus pactos de compartir parte del poder sindical via los comisionados que en la mayor parte de su vida política han tenido, cayendo incluso en los mismos vicios que los “institucionales”. Retomando la ultima incursión ocurrida en el Congreso del Estado de Guerrero tiene tientes de sospecha. Su demanda principal, su bandera de lucha es su oposición a la Reforma Educativa que Andres Manuel Lopez Obrador y MORENA impulsaron a nivel federal; los maestros de Guerrero, son los únicos a nivel nacional que, sospechosamente mantienen una actitud beligerante, a pesar que, muchas de las demandas que el magisterio de la CNTE, entidad nacional a la que pertenece la CETEG fueron tomadas en cuenta.
En Guerrero, el descredito que se ha ganado a pulso el magisterio sigue acumulándose, sobretodo en el 2015 cuando en un movimiento totalmente dividio, con un plantón en el zocalo de Chilpancingo y otro en sus oficinas terminaron acusándose mutuamente de haber vendido el movimiento, (otro extraño caso donde pareciera que las dos partes decían la verdad) y, ambas facciones todo apuntaba habían terminado haciendo acuerdos con el PRI y Astudillo, acuerdos que, la realidad lo comprueba, siguen vigentes.
Es curioso como, en esta incurción, a pesar de tener interlocutores de primer nivel en el Congreso, actuaron como por consigna, curiosamente, las demás fracciones parlamentarias y representaciones de partido habían previamente, con tiempo suficiente abandonado las instalaciones, quedando solamente los diputados y diputadas de MORENA, quienes a pesar de su oferta de dialogo y trato político, no lograron contener las acciones que como decimos antes, ya estaban previamente planeadas.
La CETEG, todo apunta que, traía consigna gubernamental de sumar al desgaste político de MORENA, desgaste al cual han abonado el PRI, el PAN y el PRD. Hoy, asumiendose como alfiles de Astudillo, producto de ese viejo acuerdo del 2015, esta parte del magisterio se presta a esta política sucia.
Se entiende la posición de algunos diputados de MORENA al plantear la “posibilidad “ de infiltrados en el movimiento, mi punto de vista es que no hay tal. En todo caso hay un plan bien establecido de que, esta parte del movimiento magisterial está al servicio de los intereses del PRI y del gobernador Astudillo. Al tiempo sabremos la verdad.

Deja tu opinión