El gobernador Héctor Astudillo Flores descartó una posible irrupción en Chilpancingo del Frente Unido de Policías Comunitarias del Estado de Guerrero.

El obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, declaró el domingo que dicho grupo de civiles armados incursionó en Xaltianguis con la intención de llegar a Chilpancingo a través de los pueblos del Valle de El Ocotito.

Asimismo, alertó que se trata de un grupo criminal que pretende tomar el control de esta ruta para el trasiego de droga y para extender sus actividades delictivas.

Cuestionado al respecto, el gobernador dijo que no existe ninguna información que apunte hacia una posible incursión en Chilpancingo.

Subrayó que las corporaciones de seguridad adoptaron todas las «previsiones» tras la irrupción del Frente de Comunitarias en Xaltianguis el lunes 07 de mayo, que dejó un saldo oficial de tres muertos, así como varios vehículos baleados e incendiados.

De acuerdo con Astudillo Flores, el Grupo de Coordinación en materia de seguridad se encuentra «pendiente todos los días» respecto a este tipo de movimientos.

También se le preguntó su opinión respecto a la propuesta que hizo este domingo el arzobispo Leopoldo González González, en el sentido de que se someta a consulta popular la permanencia de estos grupos de civiles armados que se asumen como policías comunitarias.

«Yo lo que creo es que el pueblo de Xaltianguis tiene que tomar determinaciones (…). La población debe tener un juicio más puntual de qué tanto le ha servido, o qué tanto le ha perjudicado esta confrontación entre dos grupos que han generado grandes conflictos», respondió el mandatario.

Deja tu opinión