Solo quisieron llamar la atención, aclara presidente de la CDHEG

El presidente de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG), Ramón Navarrete Magdaleno, condenó el adistramiento de niños en combates armados, pues advirtió que se les está alentando a participar en actividades delictivas.

El viernes la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) difundió un vídeo en el que niños nahuas de la comunidad Rincón de Chautla, ubicada en el municipio de Chilapa de Álvarez, anunciaron su incorporación a la Policía Comunitaria para combatir al grupo delictivo Los Ardillos.

Se trata de menores de entre siete y 10 años de edad, quienes sobrevivieron a los últimos ataques armados cometidos por dicho grupo criminal.

Los niños informaron que recibieron adiestramiento básico de combate y advirtieron: «Nos matan a un policía comunitario y vamos por 10 sicarios».

El ombudsperson Ramón Navarrete Magdaleno informó que el lunes acudió a Rincón de Chautla, acompañado por el subsecretario de Gobierno para Asuntos Políticos, Martín Maldonado del Moral.

En el lugar platicaron con los padres de los menores que aparecen en el vídeo y con los líderes de la CRAC, quines aceptaron que sean las instituciones oficiales las que se encarguen de garantizar la seguridad en la zona.

Apuntó que el Ejército y la Policía Estatal tienen una Base de Operaciones Mixtas a 15 minutos de Rincón de Chautla.

De esa manera, dijo que los convencieron de no incluir a los niños en las actividades de la Policía Comunitaria, ya que violentan sus derechos humanos y ponen en riesgo su integridad física y emocional.

Navarrete Magdaleno lamentó que los padres de familia utilicen a los niños en labores de seguridad pública.

Confió en que el video que anunciaba la participación de niños en la CRAC haya sido únicamente «una acción para llamar la atención» y que sus padres «no pretendan realmente adiestrarlos en el combate».

«Los niños deben de estar en la escuela, en actividades propias de su edad. No importa que seamos sus padres, nadie puede obligar a los niños a que hagan algo que no está dentro de su naturaleza. No se justifica por ningún motivo», expuso.

Por ello, destacó que el gobierno del estado comprometió el reforzamiento no sólo de la seguridad, sino también del sistema educativo en la zona.

«El compromiso es fortalecer la educación, generar mayores oportunidades para los niños, para que se desarrollen y no estén confinados a una tarea delictiva que es impropia para los niños y rompe con todo el esquema jurídico en materia de derechos humanos», insistió.

Deja tu opinión