Lo condenable en todo caso no es cambiar de un partido a otro, lo condenable no es, irse a otro proyecto político, lo condenable es, no poder, por no tener una justificación creíble, real del porque hacer las cosas. Que la novel diputada cuyo nombre no recuerdo y no lo recuerdo porque en su vida había tenido carrera política, participación social ni nada parecido haya dicho para justificar su decisión de dejar la fracción parlamentaria de MORENA por el simple hecho de que no es miembro de ese partido suena infantil, no cuerdo y hasta estúpido. Cierto la ciudadana no es política y, mucho se ha dicho que son los políticos los que han pervertido la política, pero, si estas nuevas generaciones como esta joven, llegan a espacios de representación totalmente corruptibles, algo no estamos haciendo bien en Guerrero.

Si bien es cierto no podemos reclamarle estar haciendo negocio con un espacio por el que no hizo campaña, no se le puede decir que, hoy pretende resolver su vida con un espacio que, por si sola jamás hubiera ganado, es más seguramente ni la comisaria de su pueblo podría ganar, igual que la mayoría de sus ahora excompañeros diputados morenistas.

Cuando se conocieron los nombres de los candidatos de MORENA a la actual Legislatura, personalmente vi la oportunidad de, tener rostros nuevos en su mayoría, no los mismos corruptos de siempre como en los otros partidos, algunos pensamos que era la oportunidad de darle aire fresco a la política guerrerense, sin embargo, el actuar de varios de ellos y ahora el bandazo de esta diputada, ¿Cómo se llama? No deja entrever que, no se puede dejar a la experiencia fuera de una transición política, porque las nuevas generaciones también traen el gen de la corrupción a flor de piel.

Esta acción, la de la ahora diputada dependiente, debe de poner a reflexionar a quienes regentean MORENA que se equivocaron, que se siguen equivocando y que si mantienen su actitud de soberbia se van a volver a equivocar y meter como representantes populares a personas sin compromiso social, identidad política ni definición ideológica. Van a seguir teniendo mermas en los espacios conseguidos y el único perjudicado serpa el país.

Lo cierto es que, en la bolsa de valores de la política guerrerense, los suplentes suben de valor, su precio de venta hoy por hoy está a la alza y, que no cause extrañeza que algunos propietarios o enfermen o sean convencidos de retirarse, mientras el gobernador y sus operadores político-financieros, siguen trabajando la compra de las conciencias sin conciencia.

Hay pieles políticas muy sensibles en MORENA, no les gustan las críticas, aunque estas sean bien intencionadas, solo les recuerdo que así estaban muchos de ellos en el PRD, así eran muchos perredistas. Por su soberbia, no quisieron escuchar y perdieron a ese partido. MORENA, está a tiempo de enmendar el camino, de lo contrario pueden poner en entredicho el triunfo en la gubernatura. Hoy en día, la única ventaja de los morenistas es que tanto el PRI como el PRD no tienen ni candidatos ni militancia, ni calidad política para ganar, pero si las cosas siguen así, pueden ir fortaleciendo a esas opciones.

Después no digan que no se los dije. La indefinición ideológica de quienes ganaban espacios en el PRD permearon al partido en general. En MORENA se incuba el mismo mal.

 

Deja tu opinión