Sostienen que decidieron capacitar a sus mujeres y niños para defenderse de organizaciones delictivas

“No somos rojos ni ardillos”, dijo David Sánchez Luna, coordinador de la Policía Comunitaria de Rincón de Chautla, que en su variante de Pueblos Fundadores (PF) ja decidido instalar puntos de vigilancia para evitar el paso de grupos del crimen organizado.

Sánchez Luna, es el coordinador en la Montaña baja de lo que ahora se conoce como Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) Pueblos Fundadores (PF), que de Rincón de Chautla, municipio de Chilapa se ha extendido hacia otras 20 localidades.

La CRAC-PF opera en 20 pueblos, 17 de Chilapa y 3 de José Joaquín de Herrera, mejor conocido como Hueycantenango.

Para los habitantes de dichos pueblos, ubicados en la Montaña baja de la entidad, la situación se ha complicado severamente porque se encuentran en el centro de la zona de interés que se disputan dos grupos del crimen organizado: los Rojos y los Ardillos.

El 27 de enero, al menos 15 camionetas, una de ellas blindada llegó a la entrada del pueblo con la intención de abatir a los integrantes de la comunitaria, pero estos los detuvieron por espacio de tres horas y tras un largo enfrentamiento a balazos, los agresores optaron por retirarse.

“Nosotros estamos en medio de los Ardillos y los Rojos, ambos nos amenazan, por eso es que exigimos al gobierno que tomen cartas en el asunto, que pongan seguridad porque nosotros como pueblos hemos decidido ya no permitir más abusos”.

Explicó que las comunidades en que tiene presencia la CRAC-PF ha decidido instalar retenes para que no entren ninguno de los grupos delictivos.

Manifestó que los pueblos que tienen policías comunitarias incorporadas a la CRAC reúnen por lo menos a 18 mil habitantes, la mayoría de ellos indígenas nahuas.

Reconoció que los videos en que grabaron a sus mujeres y sus hijos generaron mucha polémica, lo que incluso motivó visitas del gobierno del estado y la recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

El dirigente anotó: “Eso fue para que nuestras mujeres y nuestros niños se preparen y estén listos para defender a su comunidad, ellos (los menores) ya van creciendo y nosotros nunca vamos a dejar de prepararlos, es nuestra responsabilidad”.

Sánchez Luna sostuvo que durante las últimas semanas las amenazas por parte de los grupos delictivos se recrudecieron de forma importante, de ahí que hayan tomado la decisión de capacitar a todos los habitantes para que se encuentren listos al momento en que se registre una agresión directa contra el pueblo.

Deja tu opinión