Para que el presidente López Obrador atienda los problemas de la capital de Guerrero

El alcalde perredista Antonio Gaspar Beltrán consideró la posibilidad de solicitar licencia al cargo y permitir que un morenista ocupe su lugar, para que el presidente Andrés Manuel López Obrador ponga atención en la capital.

Este jueves se cumplieron cuatro días desde que la Sección 28 del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG) tomó el Palacio Municipal para demandar un incremento del 13 por ciento al salario base y del ocho por ciento en prestaciones.

En conferencia de prensa, el alcalde insistió en que no puede cumplir el pliego petitorio del sindicato, porque su gobierno enfrenta un déficit anual de 240 millones de pesos.

Subrayó que el ayuntamiento de Chilpancingo es el primero en la historia del país que aprueba un presupuesto de egresos deficitorio.

En un primer momento, Gaspar Beltrán presentó un comparativo mensual de los ingresos y egresos del ayuntamiento.

Detalló que el ayuntamiento dispone mensualmente de 37 millones de pesos, de los cuales 21 millones se gastan en nómina administrativa; seis millones en nómina de Fortamun, áreas operativas y de seguridad; tres millones en combustible, dos millones para el tratamiento del relleno sanitario; 1.5 millones en materiales, suministros y aportaciones sindicales; dos millones en alumbrado público y energía eléctrica; así como un millón de pesos del convenio de pago recién firmado con la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Además, señaló que hay egresos que están fuera del techo presupuestal mensual, entre ellos casi tres millones de pesos por la detención del ISR al salario de los trabajadores; cerca de un millón de pesos por el dos por ciento de nómina que e contribuye al estado; 1.5 millones de pesos por cuotas del ISSSTE; casi un millón en prestaciones sindicales, 3.5 millones de contribución al ISSSPEG y 100 mil pesos por contribución al estado por el registro civil.

En total, dijo que el ayuntamiento arrastra una deuda mensual cercana a los 10 millones de pesos.

El alcalde insistió en que no hay capacidad para autorizar los incrementos salariales que demanda el sindicato, porque el ayuntamiento tiene insolvencia económica.

Pero independientemente de las exigencias sindicales, dijo que su administración requiere la intervención urgente del gobierno federal.

Por ello hizo un llamado al coordinador del gobierno federal en Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, para que gestione una audiencia con el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

También hizo un llamado al gobernador Héctor Astudillo Flores para que apoye en las gestiones ante el mandatario federal.

El objetivo es «exponerle la situación financiera que atraviesa el municipio de Chilpancingo».

Durante la conferencia de prensa, el alcalde lamentó la lejanía de López Obrador, a pesar de que en varias ocasiones ha buscado el acercamiento con él.

«Entiendo que la gobernanza tiene que ver con la responsabilidad de cumplir con las expectativas que generamos ante la sociedad. Si no recibo respaldo del gobierno federal, entenderé que es porque no hay afinidad en la manera en que gobernamos», expuso.

Por ello, dijo que ha pensado seriamente en solicitar licencia al cargo para que un morenista ocupe la alcaldía de Chilpancingo.

«Por encima de todo me mueve el interés de que lleguen recursos extraordinarios a Chilpancingo. Si tiene que ser uno de Morena el que llegue a relevarme en el cargo porque ese sea el condicionante para que lleguen los recursos extraordinarios… con todo gusto. Ya lo he pensado, pediría licencia. Si la Federación me dice que tiene que ser un alcalde de Morena para que haya recursos extraordinarios, yo con todo gusto», expresó Gaspar Beltrán.

Por lo pronto, hizo un llamado a los capitalinos para que acudan a los centros de atención, gestión ciudadana y cobros municipales, para realizar sus contribuciones y pago de servicios públicos.

Deja tu opinión