Evitó la imposición de aranceles a los productos mexicanos

El Gobierno de Guerrero respaldó el reforzamiento de la vigilancia en la frontera sur del país, como parte de los acuerdos tomados con los Estados Unidos de Norteamérica.

La semana pasada, el presidente Donald J. Trump advirtió que si México no frenaba la llegada de inmigrantes ilegales, se impondría un arancel del cinco por ciento a todas las exportaciones mexicanas que ingresaran a Estados Unidos.

Sin embargo, esta amenaza se detuvo tras llegar a un acuerdo migratorio mediante el cual, entre otras cosas, México se comprometió a desplegar la Guardia Nacional en todo el país, dando prioridad a la frontera sur.

El gobernador Héctor Astudillo Flores celebró que se haya detenido la aplicación del arancel del cinco por ciento sobre las exportaciones mexicanas, lo que calificó como “un arreglo muy importante”.

Señaló que el estado de Guerrero exporta diversos productos a Estados Unidos de Norteamérica, como el coco y el mango, por lo que el arancel habría impactado de manera negativa en los empleos que generan esas industrias.

El mandatario estatal consideró que ya se preveía este tipo de medidas por parte del gobierno estadounidense, “desde que arrancó el flujo migratorio tumultuario y desordenado”.

“Ya no era un flujo migratorio normal, era anormal, una conjugación de extranjeros, entre centroamericanos, africanos, cubanos, que sin duda estaba generando una fricción enorme entre México y Estados Unidos (…). Creo que sí era conveniente regular el flujo migratorio”, expuso.

Reconoció que los acuerdos alcanzados no son “lo ideal”, ya que los seis mil elementos de la Guardia Nacional que se van a mandar a la frontera sur “los necesitamos en otras partes del país”.

Para Astudillo Flores, “el escenario ideal es que no hubieran puesto ninguna condición” al gobierno mexicano.

Pero señaló que “al final de cuentas México ha sido un país de paso para muchos centroamericanos que van para Estados Unidos”.

“No podemos negar nuestra realidad, al final de cuentas lo más importante es haber parado toda esta dinámica que se venía desarrollando en torno a una amenaza de colocar aranceles, que habrían traído unas consecuencias muy duras”, apuntó.

El gobernador consideró que “el tema económico fue el centro de esta negociación, sin perder de vista que también es un tema político por parte de Donald Trump en miras a su reelección”.

Lo importante, dijo, es cuidar “que no se descomponga la economía mexicana”.

Deja tu opinión