Pero admite que el 5 por ciento de arancel a los productos mexicanos habría sudo desastrozo para la economía nacional

“No fue el mejor”, reconoció el gobernador Héctor Astudillo Flores al referirse al acuerdo pactado entre el Gobierno de México con los Estados Unidos de Norteamérica, mismo que detuvo la aplicación del 5 por ciento de aranceles a los productos que se exportan desde este país.
En la colonia Capellanía de Chilpancingo, Astudillo Flores comentó que la jornada del martes tuvo la oportunidad de acudir a un evento en la ciudad de Tijuana, mismo que fue convocado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.
En dicho evento, destacó que se reunieron representantes de diferentes sectores del país, para acompañar en mensaje dirigido al vecino país del norte.
Recordó que en su momento, el problema generado por los migrantes que llegaban por Centroamérica originaría un problema de grandes dimensiones para México.
“No me equivoqué, tuve oportunidad de decirlo en una reunión con el presidente y creo que lo que se estableció fue un importante avance”.
Remarcó: “No como quisiéramos, pero fue un importante avance”.
Indicó que de imponerse el cinco por ciento de arancel a los productos que se importan desde México, el precio del aguacate se incrementaría en un cinco por ciento, después un diez y al final hasta un 25 por ciento, de tal suerte que después sería inviable enviar aguacate, coco o mango.
En consecuencia, insistió en que el acuerdo con los Estados Unidos no fue el mejor, pero finalmente se dejó de lado la carga impositiva del 5 por ciento.
Comentó que ya se había observado como poco a poco se iba acotando el paso hacia los Estados Unidos, ya que los camiones cargados de productos mexicanos tardaban hasta tres días en pasar la frontera.
Incluso, se tenía conocimiento de que los mexicanos que vivían en la frontera, tardaban muchas horas esperando el turno para poder cruzar hacia sus centros de trabajo.
“Se fue complicando la relación con los Estados Unidos y ahora se tienen que cumplir compromisos, entre ellos está el hecho de que el Gobierno de México colabore hasta donde más pueda con ordenar el flujo de migrantes por México hacia los Estados Unidos”.
Para el gobernador de Guerrero resultó importante hacer acto de presencia en dicho evento, pues se desarrolló en el marco de un problema que afortunadamente se resolvió, pues hubiera generado un gran daño a la economía de este país.
Como dato, dijo que en el ultimo cuatrimestre se tuvo un intercambio de dinero que alcanzó los 700 mil millones de pesos, derivado del intercambio de productos de México hacia Estados Unidos.

Deja tu opinión