Reprocha abogado de los padres de los 43 que no haya fiscal especial para el caso Iguala

0

De manera deliberada, la FGR propicia que no haya titular, asegura

El abogado de los padres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos, Vidulfo Rosales Sierra, acusó a la Fiscalía General de la República (FGR) de retrasar, «de manera deliberada», la designación del fiscal especial del caso.

El martes de esta semana, la FGR publicó un comunicado en el que informó que las tres personas que fueron consideradas para encabezar la Fiscalía Especial declinaron la invitación.

Rosales Sierra recordó que el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, se comprometió a nombrar al nuevo fiscal a más tardar en el mes de abril.

El plazo límite venció hace dos meses y la Fiscalía Especial para el Caso Ayotzinapa sigue sin titular.

Según el abogado, pareciera que Gertz Manero ha retrasado de manera «deliberada» la designación del fiscal especial.

Sostuvo que la declinación de tres prospectos no es excusa suficiente, porque han transcurrido varios meses para buscar al perfil idóneo que pueda ocupar ese espacio.

Rosales Sierra recordó que la Comisión de la Verdad para el Caso Ayotzinapa se integró desde diciembre del año pasado, hace ya siete meses.

Desde entonces, la FGR debió de buscar perfiles para ocupar la titularidad de la Fiscalía Especial.

«Ellos contaron con mucho tiempo para nombrar al fiscal especial», aseveró.

Destacó que la Comisión para la Verdad y el Acceso a la Justicia en el Caso Ayotzinapa «está dando pasos importantes».

Sin embargo, no se podrá avanzar en las investigaciones mientras no se nombre al fiscal especial para que «cristalice todos esos trabajos y los traduzca en investigaciones objetivas y judiciales».

Por ello, dijo que existe preocupación entre los padres de los 43 normalistas desaparecidos y las organizaciones sociales que se sumaron a la demanda de justicia.

El abogado Vidulfo Rosales Sierra recordó que los padres de Ayotzinapa tenían fe en el nuevo gobierno federal, pero ahora ven lejana la posibilidad de que haya verdad y justicia.

Señaló que hace unos días la Fiscalía General de la República entregó un reconocimiento al perito Marcos Soto Villalobos, quien firmó los dos dictámenes en los que se sustentó la «verdad histórica» del Caso Ayotzinapa.

En ambos dictámenes, Soto Villalobos estableció que en el basurero de Cocula sí existió un incendio con la intensidad necesaria para quemar los cuerpos de 43 personas.

Sin embargo, sus resultados fueron refutados por los peritajes que realizó el peruano José Torero, a petición del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).

«Eso nos preocupa, acaban de darle un galardón a ese perito que firmó los dictámenes sobre el basurero de Cocula. Nos preocupa que este gobierno, que dijo que no aceptaría la verdad histórica, ahora esté galardonando, esté dando premios a un perito que debería de estar siendo investigado», expuso Rosales Sierra.

También manifestó su inconformidad porque el fiscal general Alejandro Gertz Manero haya dijo que retomará la recomendación de la CNDH en torno al caso Ayotzinapa de manera íntegra.

Rosales Sierra indicó que el documento emitido por la CNDH contiene muchas imprecisiones que no se ajustan a la realidad.

Principalmente señaló que los 114 restos humanos que presuntamente hacen falta de analizar, no existen.

«No sabemos de dónde los sacó la CNDH, todos los restos ya están analizados», apuntó.

Además, apuntó que el documento señala que en la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa había dos grupos encargados de repartir droga y que uno de ellos iba infiltrado la noche del 26 de septiembre de 2014, cuando acudieron a Iguala y fueron atacados por criminales y policías coludidos.

«Eso no está sustentado en ninguna prueba, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes no pudo encontrar ningún elemento para sostener eso. Ni siquiera la entonces PGR se atrevió a decir que en la normal de Ayotzinapa se repartía droga. Ellos sacaron un informe que le denominaron El libro blanco y ahí no dice que hubo infiltración ni que se repartía droga. No sabemos de dónde lo sacó la CNDH», expuso el abogado.

Por ello, dijo que los padres de los 43 están en desacuerdo en que la FGR retome las recomendaciones de la CNDH.

Deja tu opinión