Industriales de la Masa y la Tortilla temen que haya una mala cosecha en Guerrero

0
102

El incremento en los precios podría ser inevitable, si no hay grano suficiente en la entidad

La Asociación de Industriales de la Tortilla en el estado de Guerrero asumió el compromiso de no elevar el precio de dicho producto, aunque reconoció que hay nerviosismo en el sector por el riesgo de que la crisis del fertilizante genere una producción insuficiente de granos básicos, lo que implicará una inminente desestabilización.

Abdón Hernández Olvera, presidente de la Asociación de Industriales de la Tortilla en el estado de Guerrero, señaló que en estos momentos, el precio más bajo que se tiene en la tortilla es el de Chilpancingo y región Centro, donde el consumidor paga 16 pesos por cada kilo.

En los casos de Acapulco hacia Zihuatanejo, los consumidores pagan de 18 a 19, por gastos adicionales que se tienen que pagar, entre ellos los fletes de maíz.

Recordó que desde el inicio de la presente administración estatal, el precio se estabilizó y no ha sufrido incrementos porque se estableció un programa de apoyo que consiste en la entrega de 2 mil toneladas de maíz para los industriales de la tortilla, cantidad que se entrega año con año y que ha permitido estabilizar los precios.

De acuerdo con Hernández Olvera, la permanencia del programa ha permitido que las familias guerrerenses cada año se ahorren en conjunto alrededor de 500 millones de pesos.

Sin embargo, reconoció que a partir de las complicaciones que se generaron por el retraso en la distribución del fertilizante, existe un gran nerviosismo entre las personas que se encuentran relacionadas con el tema.

“Hay algo que es verdad: si el maíz de Guerrero no lo tenemos a la mano en octubre, noviembre o diciembre será muy difícil mantener el precio, pues los fletes cuestan de mil a mil 500 pesos y la verdad es que los productores locales no tienen la certeza de cómo les irá en sus cosechas”, advirtió.

El nervosismo de los campesinos está debidamente sustentado, pues hay un retraso en la distribución del fertilizante y las lluvias no son buenas, como sí sucedió hace un año.

Explicó que en conjunto los agricultores locales producen un promedio de un millón 300 mil hectáreas, de estas 221 mil son adquiridas por los industriales de la masa y la tortilla, pero en estos momentos no se tiene ninguna garantía de si habrá el grano suficiente.

Indicó que por el momento no se tiene considerado ningún incremento a la tortilla, pues se pretende analizar la posibilidad de elevar hasta que haya una revisión real de cómo se presenta esta cosecha.

Invitó a la población a denunciar cualquier incremento que se registre en estos días, pues no hay ninguna instancia que avale una acción de esa naturaleza, pero reiteró que existe mucho temor por las consecuencias que puede generar una mala cosecha.

Deja tu opinión