Trabajadores del Cendi Octavio Paz bloquearon el libramiento a Tixtla

0
32

Exigen la destitución de directora

Educadoras y auxiliares administrativas del Cendi número 4 “Octavio Paz” bloquearon el libramiento a Tixtla al oriente de Chilpancingo, para exigir la destitución de la directora del plantel Edith Juárez, a quien acusan de desvío de recursos.

Desde temprana hora, los trabajadores de ese centro educativo se manifestaron para exigir a la Secretaría de Educación Guerrero la destitución inmediata de la directora de la institución Edith Juárez Adame, y de la contadora Rosa María Romero Caballero a quienes acusan de disponer abiertamente del dinero, desviar recursos en beneficio de ellas mismas, y permitir que otros docentes falten a clases para ir al gimnasio o de compras sin que se les llame la atención o se les hagan descuentos.

Antonia Castro Gutiérrez, secretaria general de la Sección XIV del Suspeg, aseguró que la contadora maneja todo el dinero de las inscripciones y las colegiaturas, pero no entrega cuentas ni informa cómo maneja los recursos.

En el caso de la directora, sostuvo que ella permite que profesores como el de Educación Física se ausenten de la escuela, porque también trabaja en el ayuntamiento capitalino.

De la misma manera enumeró una serie de inconformidades, y problemas laborales y administrativos que se han ido acumulando sin que las oficinas centrales de la Secretaría de Educación Guerrero tomen cartas en el asunto.

Entre otras cosas, la dirigente sindical menciono que tanto la directora como la contadora consumen de los alimentos que se les da a los niños y eso hace que les den menos ración a los menores, reiterando que cada maestra paga su propia comida, menos ellas dos.

Los inconformes exigieron al titular de la SEG, Arturo Salgado Urióstegui gire instrucciones para que se realice una auditoría al plantel y ponga orden en esa institución, o de lo contrario, advirtieron, iniciarán un paro laboral.

De persistir esa situación y no se den soluciones será muy lamentable que el 26 de agosto, cuando regresan los niños a clases, 250 menores van a salir afectados al encontrarse con las puertas cerradas de esa escuela, además de la afectación a los padres y madres de familia que dejan en éste lugar a sus hijos para ir a trabajar.

A los padres de familia les anunciaron que, aunque persista el paro laboral podrán inscribir a sus hijos al próximo ciclo escolar, ya que aseguran no permitirán que nadie se quede sin tener su espacio en este centro educativo.

Deja tu opinión