11:30 de 26 de septiembre, la última llamada de “El Zurdito” a su madre

0
76

·Se le escuchaba feliz, minutos después fue asesinado

Rogelio Agustín

11:30 de la noche del viernes 26 de septiembre de 2014, el jugador de futbol profesional de tercera división, David Josué García Evangelista se comunicó con su madre para avisarle que ya estaba de regreso hacia Chilpancingo, se le escuchaba feliz, pero aproximadamente 15 minutos después seria asesinado.
En la cancha que ahora lleva el nombre de “El Zurdito”, la señora Roberta Evangelista, madre del jugador que murió en la plenitud de los 15 años de edad, habla sobre la última comunicación que sostuvo con su hijo, en una llamada que definió como inesperada.
La intervención inicia con una interrogante que encierra sensaciones de dolor, tristeza y coraje: ¿Por qué le arrebataron la vida a mi hijo?
Luego relata como se desarrolló la última llamada con “El Zurdito”.
“Eran las 11:30 de la noche, fue una llamada que y no esperaba, pues para esa hora se suponía que venían por un lugar sin señal, pero no era así, aun estaban en Iguala, acababan de pasar por un retén que los tuvo varados por varios minutos”.
Continuó: “se escuchaba feliz porque su equipo había ganado un partido importante, se despidió rápidamente porque la llamada no duro mucho, solo fue para avisar que ya venía y que no me preocupara. ¿ Quién pensaría que a escasos 10 o 15 minutos, hombres armados los estaban esperando y atacaron el autobús de manera vil y cobarde? Yo estoy de pie, pero nada ni nadie podrá quitarme el dolor que llevo dentro”.
En la ceremonia, reconoció el respaldo que le ofreció el actual gobernador, Héctor Astudillo Flores cuando se desempeñaba como diputado local, por eso le hizo una petición: “Sea portavoz de la impotencia que sentimos, pues solo nos llevan de mentira tras mentira, sigo exigiendo justicia por mi hijo y pido que avispones no sea un caso olvidado”.
La mujer de aproximados 45 años habla con empatía respecto a los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, asume que lo que viven los padres de los 43 es una realidad sumamente dolorosa.
Explicó que ella “desgraciadamente” ya sepultó a su hijo, pero al final de cuentas sabe donde está, en cambio los padres de Ayotzinapa viven una agobiante incertidumbre.
Por eso hizo un llamado a las autoridades para que hagan su trabajo, esclarezcan lo sucedido, den con el paradero de los jóvenes y se castigue a los responsables.

Deja tu opinión