Guardia Nacional y Policía del Estado impiden que civiles armados instalen retén cerca de Chilpancingo

0

Sostienen cuatro horas de jaloneo con pobladores

Tras cuatro horas de jaloneo, personal de la Guardia Nacional (GN) y policías estatales impidieron que los civiles armados de la comunidad de Petaquillas instalaran un retén cerca de la colonia La Cinca, hubo un desalojo que dejó el saldo de por lo menos seis personas detenidas y varias unidades del servicio público fueron aseguradas.
Desde las 09:00 horas, alrededor de cien personas se iniciaron una marcha desde la comunidad de Petaquillas sobre los carriles sur-norte de la carretera federal.
Ángel Felipe Pérez Araujo, comisario de Petaquillas encabezó la manifestación, de entrada con el argumento de que el alcalde, Antonio Gaspar Beltrán no había dado respuesta a planteamientos que tienen que ver con alumbrado público y obras de infraestructura social.
Pero también tenían el planteamiento de volver a instalar el retén que civiles armados recientemente retiraron del punto conocido como La Cinca, bajo el argumento de que hay por lo menos 20 colonias en las que el delito de la extorsión repuntó de manera importante.
Entre las colonias que manifestó se encontraban indefensas, mencionó a la 10 de junio; el fraccionamiento Valle Esmeralda, fraccionamiento Campestre, Mirna Acevedo, Tierra Blanca, Tetipac, Tizapotlanco, Mártires Antorchistas, Real de las Lomas, Villas Vicente Guerrero y La Cinca, entre otras que se encuentran en la colindancia con Petaquillas.
Ahí dijo que se han registrado asaltos, robo a mano armada, extorsiones y secuestros, de tal suerte que hicieron llegar a petición de que el retén se reinstalara.
“La situación de inseguridad está por los suelos; hay cobro de cuotas en estas áreas, se han visto camionetas con hombres armados, se han cometido robos en casas desde que se retiró la policía rural”, anotó el comisario Pérez Araujo.
Para las 09:30 horas habían cerrado los dos sentidos de la carretera federal, señalando que se liberarían el paso hasta que se aceptara la instalación de una mesa de dialogo con el gobierno municipal, además de la instalación del retén po parte de la Policía Rural.
Para las 10:00 horas, funcionarios de la Secretaría General del Gobierno y de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) acudieron al punto en que se encontraban parados los manifestantes para dialogar.
Poco antes de las 11:00 horas, la Policía del Estado fue respaldada por personal de la Guardia Nacional (GN), quienes llegaron con escudos de plástico facilitados por la Policía Militar de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).
Los representantes del Gobierno del estado, entre ellos el subsecretario de Gobierno para Asuntos Políticos, Martín Maldonado del Moral y David Portillo Menchaca solicitaron que la vialidad se abriera, pero la respuesta fue negativa y para reforzar el movimiento, los de Petaquillas atravesaron sobre a carretera varias unidades tipo urvan que cubren la ruta que llega hasta la capital del estado.
Para las 11:15, ante la negativa, el contingente de policías y efectivos de la GN iniciaron el avance colocando al frente escudos de plástico y toletes para liberar la carretera.
Aunque los manifestantes pretendieron resistir, poco pudieron hacer cuando se lanzaron gases lacrimógenos y comenzaron a sofocarse, cediendo ante el empuje de los cuerpos de seguridad.
Aunque no hubo una confrontación directa, los manifestantes retrocedieron y lanzaron piedras contra los policías y elementos de la Guardia, que aguantaron resguardándose tras los escudos.
Las unidades del transporte público fueron replegadas a empujones, algunas registraron cristales quebrados y ante la embestida policial sus conductores corrieron y las abandonaron.
En ese punto huno cuatro choferes detenidos, los que fueron colocados en la batea de una patrulla de la Policía del Estado.
Hubo por lo menos dos jaloneos más, aunque se negaban a dejar completamente libre la vialidad, los de Petaquillas tuvieron que regresar hacia el interior del pueblo.
La tensión prevaleció hasta las 13:00 horas, cuando el titular de la SSP, David Portillo Menchaca señaló que no se permitiría la reinstalación de puesto de vigilancia de los civiles armados y que en el lugar se quedaría personal de la corporación a su cargo, para otorgar el servicio de seguridad.
Portillo Menchaca informó que tenía el reporte de seis personas detenidas y ningún lesionado, por lo que calificó el despliegue como exitoso.
Aunque el comisario Ángel Felipe Pérez sostuvo una entrevista con varios reporteros, a los que negó haber sido golpeado y detenido por la Policía del Estado, cuando las patrullas se retiraban su familia denunció que no podía localizarlo, razón por la que se atravesaron nuevamente sobre la carretera.
Elementos de la Policía del Estado les señalaron que el comisario se encontraba en a delegación de la Fiscalía General de la República (FGR) de Chilpancingo, por lo que debían acudir a la capital para solicitar verlo.
Cuando los contingentes de la GN y la SSP se retiraban, grupos de pobladores les reprochaban el no hacer su trabajo en otros puntos de la entidad, en cambio insistir en permanecer en Petaquillas, donde han logrado consolidar su propio mecanismo de seguridad.

Deja tu opinión