El PRD señala casos de nepotismo entre diputados de la bancada mayoritaria

Largo debate, generado por el informe presidencia en el Congreso de Guerrero

Mientras la fracción parlamentaria de Morena echaba en cara a la oposición su pasado ligado a la corrupción, el coordinador de la bancada del PRI, Héctor Apreza Patrón les recordó que varios formaron parte de dicha etapa, en tanto que el perredista Bernardo Ortega Jiménez acusó a varios diputados de la bancada mayoritaria de promover abiertamente el nepotismo.

En el cierre de la jornada legislativa del martes 3 de septiembre, el coordinador de la fracción parlamentaria del PRD, Celestino Cesáreo Guzmán, quien de entrada reprochó que durante la lectura de su primer informe de labores, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador haya cometido un desaire en contra del Poder Legislativo.

“Más que un informe, lo que atestiguamos fue un ejercicio retórico, una extensión de la narrativa del presidente en sus conferencias mañaneras, que no reconoce la realidad del país y genera incertidumbre”, señaló el líder de la bancada del sol azteca.

Continuó: “No reconocer que la economía va mal; justificar la escalada de violencia acusando al pasado; es un grave error. Desdeñar los reclamos de la gente, ha sido una constante a lo largo de estos nueve meses”.

Entre otras cosas, manifestó que la tendencia del Ejecutivo federal a promover la confrontación social no es propia de un estadista.

Por eso asumió: “Asegurar, que quien no coincide con el Presidente, es un conservador, pregonar derrotas morales, es un desplante de soberbia, propio del pensamiento autocrático y por tanto, inaceptable.

El diputado local del PRI, Heriberto Huicochea Vázquez también hizo una exposición muy amplia respecto a los yerros cometidos por la presente administración federal, pero sobre todo, hizo hincapié en el hecho de que durante el primer informe del presidente López Obrador, no se habló ni por asomo de una obra de alto impacto social para Guerrero.

No es personal; vamos a seguir señalándolos por corruptos

La diputada local por Morena, Mariana García Guillén solicitó la palabra para replicar las aseveraciones hechas por los diputados de oposición.

“La gran mayoría de ustedes han tenido la oportunidad de ser diputados locales, presidentes municipales o de trabajar en el gobierno y si no han hecho lo propio cuando les tocó, ahora hay que allanarse a la cuarta transformación”, indicó.

Continuó: “Se llenan la boca de afirmaciones ligeras y dan datos que nadie les cree, entendemos que tratan de legitimarse, pero traen una antesala que difícilmente el pueblo les cree en sus afirmaciones, porque el pueblo no cree en los mismos de siempre que representan mas de lo mismo. Insisten en aferrarse al hueso, al diezmo, al clientelismo, al mal uso de los recursos públicos, a ese negocio enorme que eran las medicinas con transnacionales, que al final del día son el reflejo de lo que son ustedes el día de hoy”.

No titubeó cuando les anticipó el tono en que seguirán los debates en el Congreso: Vamos a seguir señalándolos, a ustedes y todos los corruptos que tengan cola que les pisen. No se ofendan, no es personal, es parte de la transformación; hay que sumarse o hacerse a un lado. Pero no estorbar”.

Recordó que el actual presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador tiene en casi todas las mediciones más del 66 por ciento de aprobación, por eso reconoció que PRI, PAN y PRD le apuestan al fracaso del actual régimen.

“Si López Obrador fracasa ustedes regresan a darnos las miserias, las sobras”.

García Guillén recordó que en nueve meses de gestión, el gobierno Lópezobradorista ha generado un ahorro de más de 50 mil millones de pesos, por lo que cuestionó: ¿Qué hubieran hecho ustedes con eso?

Con el actual gobierno federal, dijo que se acabaron las condonaciones de impuestos a empresas trasnacionales, se acabaron las pensiones a los ex presidentes y los programas llegan a los verdaderos beneficiarios.

Por eso, parafraseando al presidente de la República sentenció: “Están derrotados moralmente, es la hora de los ideales, sin hartazgos ni chanchullos, la honestidad llegó para quedarse”.

“El Chén lin Leyón”

Otro diputado por Morena, Marco Antonio Cabada Arias reprochó que México ya no sea visto como la Suiza de América, pues a partir del 1 de diciembre de 2018 se le pretende hacer ver como Venezuela o Cuba.

“Ojalá nos hubieran dejado como Cuba”, dijo en alusión a los niveles que dicho país presenta en materia de Educación y avances en medicina.

En cambio, dijo que López Obrador recibió un país con más de 200 mil muertos y 90 mil desaparecidos, con grandes expedientes que revisar en la Secretaría de la Función Pública y la Auditoría Superior de la Federación (ASF), entre ellos la denominada Estafa Maestra.

¡No manchen! Exclamó cuando recordó que hay quienes sostienen que el actual presidente no ha hecho nada importante.

¿Como carajos que no ha cambiado este país? Cuestionó en tribuna, al tiempo que el mismo lanzaba la respuesta:
¡Hace un año se moría más gente!

Entre otras cosas, habló sobre las subastas de bienes asegurados al crimen organizado, los que ahora permiten generar recursos que se distribuyen entre municipios pobres, como ya sucedió con Cochoapa y Metlatónoc.

Entre esos bienes asegurados y subastados, recordó que está la mansión del empresario chino “Chén Lin Le-yón”, pronunciación que generó la risa de los diputados presentes.

Siguieron en el uso de la tribuna Moisés Reyes Sandoval, NIlsan Hilario Mendoza y Adalid Pérez Galeana, quienes llegaron a solicitar a los diputados de oposición que dejen atrás su “muro de lamentaciones” y se sumen a los esfuerzos de la 4 T.

Varios de ustedes formaron parte del pasado

Los señalamientos de la bancada de Morena motivaron que el debate se extendiera durante casi dos horas.

El coordinador de los diputados del PRI, Héctor Apreza Patrón solicitó la palabra para felicitar de inicio a sus compañeros de legislatura, por retomar el camino del debate.
“Podemos tener la razón, podemos no tenerla. Pero finalmente siempre será interesante poder discutir, plantear y preferentemente lograr un acuerdo”, indicó.

El ex alcalde de Olinalá hizo algunos planteamientos que se quedaron en el aire, como la siguiente: si no sabían los problemas que había, ¿para qué se metieron aquí?

Luego lanzó un dardo que ruborizó a varios integrantes de la bancada morenista:
¿Qué creen? Vienen y hacen una severa crítica del pasado.

Dicen que fue un pasado corrupto ¿Y qué creen? Formaron parte de ese pasado.

Pese al murmullo generado por la imputación del líder de la bancada del PRI, la intervención de este pudo continuar sin problemas, por lo que siguió: “Saben qué. Algunas otras o algunos otros, en su momento, no alzaron la voz desde el lugar donde estaban. ¿Saben por qué? Porque tenían la comodidad de un ingreso y ahí callaron”.

Entre la concurrencia comenzaron a surgir nombres de los diputados de Morena que pudieron sentirse aludidos, es así como se escuchó el diminutivo de “Moy”, en alusión a Moisés Reyes, quien fuera subsecretario del Migrante en la administración de Ángel Aguirre Rivero, o Mariana García, quien se hizo cargo de uno de los principales programas de asistencia social del mismo gobierno emanado del PRD, pero con un ex priísta a la cabeza.

-¡Ya escuchaste Cabada!- gritaron entre la galería, mientras el dirigente del Frente Juvenil Revolucionario (FJR) del PRI hacía ademanes como señalando que no se daba por aludido.

El diputado Apreza Patrón les señaló que popularidad no es equivalente a buen gobierno, como muestra de ellos está el hecho de que el panista Vicente Fox llegó a su primer informe de labores con 72 por ciento de aceptación ciudadana, en tanto que Carlos Salinas de Gortari, a quien caracterizan en Morena como líder de “la mafia en el poder” llegó a tener 70 por ciento de aceptación.

Por eso Apreza Patrón machacó: “la popularidad no es sinónimo de buen gobierno”.

También le entran al nepotismo

Cuando subió a tribuna, el perredista Bernardo Ortega confesó que pretendía declinar, dado lo prolongada que se había tornado la jornada, sin embargo, los propios diputados de Morena, entre ellos Marco Antonio Cabada lo incitaron a debatir.

De entrada les dijo que un cambio deseable para la sociedad, era que Morena hubiera dejado en el pasado “las conductas salameras hacia figura presidencial”.

Por eso les dijo que se ven muy mal cuando “alaban” a una persona completamente normal, que incluso hace el esfuerzo por hacerles ver que no necesita que lo defiendan a ultranza.

Luego vino el primer dardo: “Ustedes hablan de corrupción, pero el responsable de manejar el programa de Jóvenes Construyendo el Futuro en Acapulco es familiar de un diputado de ustedes, de Morena”.

Mientras la concurrencia le exigía nombres, Ortega Jiménez lanzó otro señalamiento: “Hay otra compañera diputada que tiene un familiar como responsable de los Servidores de la Nación en el municipio de Tixtla”.

Los gritos en la bancada Morenista se desencadenaron, mientras el del PRD les hacía ver que el nepotismo es, al final de cuentas otra vertiente de la corrupción.

Luego remató: “hablan mal de los ex presidentes y algunos han sido priistas, yo no soy de esos que andan de aquí para allá si es que no les dan una candidatura, yo nací en el PRD y aquí estoy”.

Deja tu opinión