SSP: Comerciante murió al caer de un tercer piso, no por golpiza de policías

0

De acuerdo con el comunicado oficial de la dependencia estatal

La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) negó que sus elementos hayan provocado la muerte del comerciante Juan José Hernández, en el operativo realizado en la colonia el Encanto.

De acuerdo con un comunicado emitido la jornada del lunes por la SSP, el comerciante dedicado a la venta de tacos de chivo murió a consecuencia de la caída que aseguran, sufrió de una altura aproximada de siete metros, cuando trataba de escapar tras sostener un accidente vial.

La tarde del domingo 15 de septiembre, diferentes medios de comunicación dieron la cobertura periodística al despliegue que se registró en la colonia El Encanto, muy cerca del antiguo libramiento a Tixtla.

La familia del comerciante denunció que personal de la Unidad de Fuerzas Especiales (UFE) había irrumpido con violencia en su domicilio, lugar en el que golpeó a dos hombres, uno de ellos Juan José y el otro era su ayudante.

Juan José, de 37 años fue trasladado al Hospital General Raymundo Abarca Alarcón, donde se reportó su muerte pasadas las 19:00 horas, de lo que responsabilizaron al personal de la SSP.

Como el asunto adquirió mucha fuerza en redes sociales, el titular de la SSP, David Portillo Menchaca se presentó en el hospital general, lugar en el que dialogó con el médico que recibió a la víctima y un grupo de familiares que lo abordaron.

El funcionario los escuchó y se comprometió a facilitar las cosas para que la investigación se desarrollara de manera integra, de tal suerte que si había en el hecho una historia de abuso, se procediera conforme a la ley en contra de los responsables.

No fue golpeado, se cayó de un tercer piso, la versión oficial

Para el lunes 16, la SSP emitió un comunicado en el que se refleja la versión aportada por los policías que participaron en los hechos.

El texto señala lo siguiente: “Se conoce que alrededor de las 17:25 horas un ciudadano solicitó el apoyo de la Policía Estatal, al haber sido amenazado por personas armadas, por lo que la unidad y los elementos marcaron el alto al vehículo reportado, y al negar a detenerse se inició una persecución que terminó en un domicilio de la colonia El Encanto”.

Continua: “El ocupante del vehículo desciende y en ese momento amaga con una arma de fuego a los elementos policiales y se introdujo a un domicilio de tres niveles.

En persecución continúa del agresor, los elementos intentaron dar alcance al interior de un domicilio subiendo hasta el tercer nivel; el individuo fue localizado en el patio del domicilio contiguo, cuando saltó de una altura aproximado de siete metros en su intento por escapar de los elementos policiales”.

Dicho texto refiere que derivado de la caída del comerciante se solicitó el apoyo médico de forma inmediata, dándole los primeros auxilios en el mismo lugar hasta la llegada de una ambulancia de la Cruz Roja, que ordenó el traslado hasta el Hospital General Raymundo Abarca Alarcón, “donde posteriormente perdió la vida”.

La familia se había quejado en diferentes medios por el hecho de que los uniformados se habían llevado el vehículo propiedad de José Juan Hernández, en su comunicado se anota que el vehículo fue señalado como la unidad que manejaba cuando sostuvo un incidente con otros particulares, que fueron los que supuestamente informaron a la policía que la víctima mortal se encontraba armado.

La SSP reportó el aseguramiento de una pistola tipo escuadra, calibre nueve milímetros, considerada como de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

Se anota: “Derivado de la necropsia practicada se determinó que la causa de muerte fue por contusión profunda torácico abdominal, como consecuencia de las fracturas que le produjo la caída de una altura mayor a los siete metros, dañando los órganos vitales”.

No obstante, se indica que cualquier persona que tenga información que sea relevante sobre el asunto, la integre a la Carpeta de Investigación que se abrió derivado de los hechos.

Entre otras cosas, los familiares del comerciante señalan que si la versión de los policías es real, entonces no tenían porque haber sustraído las cámaras de vigilancia que grabaron las escenas de la parte final de la supuesta persecución.

Deja tu opinión