Congreso de Guerrero pide no alterar la orientación original del Impuesto Minero

0
79

El Senado decidió canalizar mayoritariamente el recurso hacia el sector educativo

El presidente de la Comisión de Justicia del Congreso local, Omar Jalil Flores Majúl se pronunció a favor de que no se modifique el esquema bajo el que se creó el Fondo Minero a nivel nacional, pues representaba un apoyo extraordinario para municipios que actualmente se encuentran en condiciones de alta marginación.

Flores Majúl es integrante de la fracción parlamentaria del PRI, antes de asumir la curul presidió el ayuntamiento de Taxco, municipio con amplia vocación minera, particularmente en el tema de la plata.

El representante popular recuerda que en 2009 comenzó a trabajarse para que las compañías mineras resarcieran el daño que ocasionan a los pueblos en los que operan, lo que se consolidó en 2014, al crear un Fondo que fomentaba la sustentabilidad.

La inquietud surgió porque durante muchos años, los trabajos de exploración y de explotación minera no se reflejaban en una mejora sustancial al nivel de vida de los pueblos en donde se instalaban, de ahí que se haya logrado la creación del denominado Fondo Minero.

Es así como se creó el Fondo Minero, que de manera inicial representaba apoyos adicionales para 250 municipios del país, sin embargo, la semana pasada, en el Senado de la República, la bancada de Morena logró con su mayoría que el Fondo Minero se destinara para el financiamiento de actividades ligadas al sector educativo.

Flores Majúl recordó que el Fondo Minero se integra con el 7 por ciento de las utilidades generadas por las empresas que extraen minerales en el subsuelo de Guerrero, con la particularidad de que el oro, la plata y el cobro generan el 7.5 por ciento.

A la fecha, dicho fondo a generado una recaudación superior a los 18 mil millones de pesos, lo que ha generado respaldo para más de 250 municipios de la entidad.

En el caso de Guerrero, el Fondo Minero representaba recursos para municipios como Eduard Neri, Cocula, Arcelia, Atenango del Río, Buena Vista de Cuellar, La Unión, Petaltlán, Tetipac y entre otros Tlalchapa, que en conjunto llegaron a recibir hasta 84 millones de pesos, mientas que al gobierno estatal le representó 54 millones.

El principal destino que se le daba al recurso era la construcción de obras que representan desarrollo social en los pueblos con vocación minera, pero dicho recurso ahora se señala que será canalizado al sector Educativo, sin que se tengan definidas reglas de operación para que haya certeza en su manejo.

Agregó que dicha determinación rompe completamente con el espíritu con el que se creó el impuesto minero, pues la intención era respaldar a las comunidades donde operan las compañías con acciones que generan desarrollo, como el fortalecimiento a su infraestructura en materia de educación, salud y sustentabilidad.

Con la modificación aprobada en el Senado, 85 por ciento del Fondo Minero se destina al sector educación, 5 por ciento a la Secretaría de Energía y el 10 por ciento al Gobierno Federal, para su infraestructura sin que haya reglas claras para la operación, además de que no se consultó a los sectores involucrados y la decisión se tomó en el escritorio.

Comentó que a nivel nacional existe preocupación por la discrecionalidad con la que se pretende manejar el fondo, pues ya no se atiende al espíritu con el que se trabajó el diseño del Fondo, cuyo interés básicamente era la sustentabilidad.

Con la modificación aprobada en el Senado, al menos en Guerrero, los municipios que tienen actividad minera son condenados a profundizar en sus condiciones de vulnerabilidad.

Deja tu opinión