Exige Congreso garantías para transportistas contra la extorsión

0
38

Principalmente en las ciudades más saturadas

El presidente de la Comisión de Transportes del Congreso local, Servando de Jesús Salgado Guzmán exigió garantías para los trabajadores del servicio público en las ciudades más grandes de la entidad, como Acapulco; Chilpancingo, Iguala, Zihuatanejo, Taxco y Tlapa, donde constantemente son sometidos a la extorsión por supuestos grupos del crimen organizado.

El representante popular lamentó la reacción que supuestos grupos delictivos tuvieron en contra de los trabajadores del volante de Acapulco, que la semana pasada se manifestaron en contra de la extorsión a que son sometidos, lo que desató represalias que se manifestaron a través de ataques armados la quema de unidades.

Durante varios días, dijo que los transportistas de parte importante del puerto de Acapulco permanecieron en la indefensión, ya que los operativos de resguardo se pusieron en marcha el sábado 12 de octubre, ya que se habían consumado algunos ataques.

Entre lo más cuestionable, dijo que se pudo observar la postura que asumió la alcaldesa Adela Román Ocampo, que más allá de no cumplir con la tarea de implementar acciones de prevención del delito, en declaraciones a los medios sugirió que algunos transportistas están relacionados con la delincuencia, lo que propicia situaciones como la quema de unidades.

Más aún, señaló que se haya planteado la posibilidad de propiciar la cancelación de las concesiones del transporte público.

Indicó que primero se deja en un estado de indefensión a los transportistas, pero más adelante se les genera zozobra en el aspecto laboral, porque se amenaza con despojarles del único medio que tienen para garantizar el sustento de sus familias.

Servando de Jesús Salgado manifestó que lo denunciado en Acapulco no es nuevo, pues hace ya varios años en que los transportistas en las ciudades con mayor concentración de unidades son afectados con la extorsión.

Reprochó que se tenga al transportista a dos fuegos, pues mientras por un lado son amenazados y obligados a pagar una cuota al crimen, por otra parte la autoridad municipal, que es la que debería respaldarlos en primera instancia no solo los deja solos, también los descalifica y amenaza con quitarles la concesión que trabajan.

“Debemos tener en cuenta que los transportistas salen a prestar sus servicios sin ningún tipo de prestación social, eso es muy delicado, no tienen seguro de vida y están en las condiciones mínimas para vivir”, anotó.

Si bien en esta ocasión hubo un momento de crisis en el puerto de Acapulco, señaló que el problema de la extorsión se presenta también en ciudades como Chilpancingo, Iguala, Taxco, Zihuatanejo, Tlapa de Comonfort, algunos municipios de la Tierra Caliente y Costa Chica.

Por esa razón, dijo que se necesita retomar este caso y trabajar en los otros puntos antes de que entren en crisis de seguridad, lo que perjudica no solo a los integrantes del gremio, pues al final de cuentas el que se queda en medio es el usuario.

Deja tu opinión