Familiares reclaman los cadáveres de los nueve asesinados en Pochahuizco

0

Eran peones, no integrantes de un grupo delictivo, aclaran

Entrada la tarde del jueves, familiares reclamaban los cadáveres de las nueve personas asesinadas en Pochahuizco, municipio de Zitlala, quienes señalaron que las víctimas eran empleados de la trituradora de grava en la que se les atacó, que no pertenecían al grupo delictivo “Los Rojos”.

La noche del miércoles 23 de octubre, la Mesa para la Construcción de la Paz confirmó el hallazgo de nueve cadáveres de varón en el punto conocido como La Quebradora, ubicada en las inmediaciones de la comunidad de Pochahuizco, perteneciente al municipio de Zitlala.

Vía comunicado, la Mesa para la Construcción de la Paz confirmó que en el lugar en que estaban tirados los cadáveres, personal de la Fiscalía General del Estado (FGE) localizaron más de 50 cartuchos percutidos de rifles de asalto AK-47 y AR-15.

La vocería amplió la información casa a la media noche del miércoles, para señalar que las víctimas pertenecían al grupo delictivo “Los Rojos”, de la fracción que lideraba Zenén Nava Sánchez, quien actualmente se encuentra preso por los delitos de secuestro y delincuencia organizada.

El jueves por la mañana se confirmó que los nueve cadáveres correspondían a varones y fueron trasladados a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) de Chilpancingo.

Hasta las 16:00 horas del jueves, se pudo confirmar que de los nueve cuerpos, cinco ya habían pasado todo el proceso de la necropsia, identificación y la entrega a sus familiares.

“Estamos saturados de trabajo, ni siquiera hemos dormido”, señalaban recurrentemente los trabajadores del forense a los deudos de las víctimas, que solicitaban la agilización del procedimiento para la entrega y traslado de los cuerpos.

Temerosos, los familiares, la mayoría mujeres se abstuvieron de emitir declaraciones a los medios de comunicación, pero sí manifestaron que sus seres queridos trabajaban como empleados de la trituradora de grava en donde se les encontró, negaron que fueran pistoleros al servicio de alguna organización delictiva.

A grandes rasgos, señalaron que las víctimas eran personas que vivían en condiciones de pobreza, uno radicaba en la cabecera municipal Zitlala, otro en Pochahuizco, había dos más de El Terrero, otro de Nejapa, municipio de Chilapa, al menos tres de la cabecera y uno más de Tixtla.

Aunque hubo personal del municipio de Chilapa que acudió para apoyar a las familias en los trámites, por ser de escasos recursos, prefirieron no emitir declaraciones a los medios.

Algunas de las esposas tomaron nota de los teléfonos celulares de algunos reporteros que se acercaron para conocer sus impresiones, dijeron que hablarían sobre la necesidad de aclarar ante la opinión pública que no eran delincuentes, si no peones de la trituradora en donde se les encontró.

La noche del miércoles, la Mesa para la Construcción de la Paz informó sobre la puesta en marcha de un operativo de búsqueda para tratar de detener a los agresores, pero hasta la noche del jueves no se conocía un informe de resultados.

Deja tu opinión