Al menos 300 desplazados se refugian en Zirándaro y Guayameo

0
156

Piden el respaldo del presidente de la Republica

Por lo menos 70 familias se refugiaron en la comunidad de Guayameo y la cabecera municipal de Zirándaro, temerosos de quedar enmedio de enfrentamientos armados y de que sus hijos sean reclutados como pistoleros del crimen organizado.
La jornada del viernes, el alcalde Gregorio Portillo Mendoza encabezó una reunión con integrantes de por lo menos 70 familias que durante las últimas dos semanas llegaron para refugiarse en dicho lugar, temerosos de quedar en medio de los enfrentamientos que se registran en la parte alta de la Sierra.
Temerosos, hombres y mujeres explicaron como en días pasados, grupos de civiles armados llegaron a por lo menos una docena de pueblos ubicados en la parte alta de la Sierra para emplazarlos a dejar sus casas, con la consigna de que no se podían llevar nada.
De acuerdo con los comisarios de la zona, a Guayameo han llegado por lo menos 70 familias, lo que representa un aproximado de 300 personas, en su mayoría mujeres y niños.
Con pancartas, los afectados por la violencia de las últimas semanas, solicitaron que el Gobierno del Estado y de la administración federal, que los apoyen con acciones que en realidad desactiven el riesgo de más enfrentamientos entre dos grupos antagónicos; La Familia Michoacana (FM) y el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG).
Dijeron que los operativos que se han realizado en los últimos días no son del todo efectivos, porque los grupos delictivos en pugna cuentan con informantes que les avisan sobre el avance de los cuerpos de seguridad, lo que les permite eludirlos y reagruparse cuando se retiran.
«Lo que necesitamos es que la Guardia Nacional y el Ejército Mexicano se instalen de manera permanente, porque solo así vamos a conseguir que los delincuentes se retiren y nos permitan regresar a nuestras casas», destacaron algunas de las mujeres.
Ante el alcalde Portillo Mendpza, comisarios y un representante de la Guardia Nacional (GN), las familias desplazadas dijeron que en sus comunidades dejaron ropa, animales de crianza, enseres domésticos y todo lo necesario para subsistir.
Las madres de familia señalaron que tuvieron que salirse apresuradamente con sus hijos, pues en varios pueblos de la Tierra Caliente los delincuentes se llevan a los adolescentes para reclutarlos como pistoleros, lo que incrementa el miedo que se vive en la zona.
El alcalde manifestó que ante el avance de los delincuentes, por lo menos seis comunidades de la parte alta registran movimientos de autodefenda armada, pues los habitantes ya no quisieron esperar a que se les agrediera y tomaron las armas para evitar las incursiones.
Uno de los pueblos donde se registran brotes de autodefensa, de acuerdo con el primer edil es San Rafael, donde las mujeres y los niños se salieron para ponerse a salvo, mientras los hombres se quedaron para defender sus casas.

Deja tu opinión