Con marcha, lanzamiento de petardos y bloqueo carretero, normalistas rurales exigen justicia

0
24

A ocho años del asesinato de Gabriel Echeverría de Jesús y Alexis Herrera Pino

Reprochan que no haya ningún procesado por el caso

A ocho años de distancia, estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, padres de los 43 y activistas de organizaciones sociales marchan en Chilpancingo para exigir que se castigue a los responsables del asesinato cometido en agravio de sus compañeros, Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús, acribillados durante el desalojo del 12 de diciembre de 2011, en la Autopista del Sol.

En la movilización del jueves participaron alrededor de 800 personas, que llegaron a la capital del estado a bordo de 20 autobuses y de manera inicial se concentraron en la parte norte, sobre la avenida de los Insurgentes.

Desde ahí comenzaron una marcha con dirección a sur, el objetivo era llegar al punto conocido como El Parador del Marqués, donde exigirían justicia para sus compañeros caídos, a ocho años de distancia.

Francisco Javier Echeverría de Jesús, hermano de Gabriel, uno de los jóvenes asesinados en 2011, sostuvo que son muchos los agravios cometidos en contra de la comunidad estudiantil de Ayotzinapa y sus familiares, por lo que demandó a la Fiscalía General de la República (FGR) que se retome el asunto.

Pidió que se llame a cuentas al es gobernador Ángel Aguirre Rivero, al ex procurador de justicia, Alberto López Rosas y todos los actores implicados en los hechos del 12 de diciembre.

Para el hermano de Gabriel Echeverría, lo que enfrenta la Normal de Ayotzinapa no son hechos aislados, pues de 2011 a 2016 se tiene una lista de nueve alumnos asesinados, sin que las autoridades centren sus esfuerzos en llegar al esclarecimiento.

Lanzan petardos en las oficinas del PRD-Guerrero

En la protesta participaron contingentes de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM), quienes realizaron pintas en los edificios públicos que encontraron a su paso, dejando plasmada la leyenda de justicia para los asesinados.

Los padres de Alexis Herrera se colocaron al frente de la avanzada, portaban una lona en la que reprochaban los ochos años de impunidad en el caso.

Llegaron al edificio ubicado en el número 80 de la avenida Alemán, todavía en el centro de la ciudad, donde se ubica la dirigencia estatal del PRD, partido que impulsó la candidatura de Ángel Aguirre Rivero.

Esa relación fue la que motivó que los contingentes hicieran un alto en dicho edificio, primero para realizar pintas en sus paredes, en los que maifestaron: “Ayotzi ni olvida ni perdona”.

Mostraron dos monigotes con el rostro del ex gobernador del estado, Angel Aguirre Rivero y con el nombre del ex titular de la Procuraduría General de Justicia (PGJ), Alberto López Rosas, a los que hermanaron con una leyenda: ¡Asesinos!

Ahí mismo lanzaron por lo menos ocho petardos, sin que generaran afectaciones al inmueble, que se encontraba vacío cuando la protesta pasó por el lugar.

Del bloqueo en la Autopista

Una vez que se manifestaron en la sede del partido del Sol Azteca, la marcha continuó su camino con dirección a la entrada sur de la ciudad, avanzando sobre los carriles norte-sur de la Autopista del Sol.

El avance de la columna humana generó rápidamente un congestionamiento importante de los automovilistas que durante la tarde del jueves intentaban llegar al puerto de Acapulco y puntos intermedios.

La caminata culminó en el punto conocido como “El Parador del Marqués”, lugar en donde se generó el desalojo que cobró la vida de sus dos compañeros, pero en el que cinco más resultaron heridos y nueve fueron torturados para incriminarlos.

Colocaron ofrendas florales en las cruces que resguardan la memoria de Alexis y de Gabriel, pasaron de largo frente a la gasolinera Eva II, donde trabajaba la tercera víctima mortal del 12 de diciembre de 2011, el empleado Gonzalo Miguel Rivas Cámara, quien murió a consecuencia de las quemaduras que le provocó la explosión de una garrafa llena de gasolina que alguien dejó sobre una bomba despachadora.

Hubo una misa a la que de última hora se sumó el obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, quien se excuso por haber llegado tarde al acto, pero señaló que se quedó varado a consecuencia de un accidente.

 

Deja tu opinión