Detectan red de comunicación para establecer días y horarios más adecuados para la toma de las casetas de cobro

El gobierno de Guerrero investiga el contubernio entre supuestos manifestantes y trabajadores de las casetas de cobro de la autopista del Sol, quienes mantienen comunicación constante para establecer que días y horarios son los más adecuados para plantarse y obtener recursos a partir de la imposición de “cooperaciones voluntarias” a los automovilistas.
En un mensaje dirigido por el gobernador Héctor Astudillo Flores a integrantes del Colegio de Economistas del Estado de Guerrero, el jefe del Ejecutivo local reconoció que se ha detectado redes de comunicación, en donde los trabajadores de las casetas, dependientes de Caminos y Puentes Federales (Capufe) informan a los supuestos manifestantes las horas en las que existe mayor afluencia vehicular, para que acudan a tomar las instalaciones.
Si bien al principio las cooperaciones de los automovilistas eran voluntarias, en las últimas semanas los grupos impusieron cuotas que van de los 50 a los cien pesos.
Aunque se le solicitaron más detalles sobre el asunto, el gobernador de Guerrero se abstuvo de emitir más comentarios sobre el tema, solo indicó que el asunto se está investigando.

Del contexto

El pasado 15 de noviembre, elementos de la Policía del Estado detuvieron en municipio de Chilpancingo a diez hombres que se encontraban en poder de un autobús, con el cual habían tomado por espacio de dos horas la caseta de cobro de Palo Blanco y posteriormente despojaron de varios cartonés de cerveza a un camión distribuidor.
Cuando fueron interceptados por el personal de la Secretaria de Seguridad Pública (SSP), los detenidos dijeron que eran estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, aunque al final resultaron ser egresados de la Escuela Superior de Educación Física (ESEF), de los que ya se habían deslindado los estudiantes en activo de dicho plantel.
Los falsos normalistas fueron puestos a disposición de las autoridades, mientras que organizaciones sociales se deslindaban de ellos y los acusaban de hacerse pasar por por manifestantes de manera recurrente, con la intención de obtener recursos irregularmente de los automovilistas que circulan por la autopista del Sol.

Deja tu opinión