Autodefensas de la UPOEG asesinan a policía estatal

0
98

También dejan gravemente herido a su hermano

Acapulco, Gro. – Un policía estatal muerto y su hermano gravemente lesionado, dejó un ataque de la Policía Comunitaria, agrupados en la UPOEG, en la comunidad de Chautipa, municipio de Tecoanapa, Guerrero.
De acuerdo con los informes obtenidos, se sabe que el comisario de esa localidad, Obdulio Catalán Hernández, habría ordenado la detención de Casimiro, hermano del uniformado Benito Carranza Aley, durante la fiesta del pueblo.
Ya que momentos antes, arribaron policías de la UPOEG, y sin motivo alguno detuvieron a Casimiro, quien no se resistió al arresto.
Del caso, los hijos del elemento de Seguridad Pública, acudieron a avisar a la familia, de la detención su tío Casimiro.
Minutos después, hasta la casa del difunto Benito Carranza, llegaron unos 30 comunitarios con armas.
Cuando los vieron llegar, la esposa y el agente de SSP, bajaron de la caja de la camioneta en la que se encontraba con su esposa, María de Lourdes, y sin mediar palabra alguna un comunitario le disparó.
De inmediato, María de Lourdes, ingresó a la casa para avisar que a su esposo Benito Carranza, los comunitarios lo habían asesinado y al salir su hermano Filomeno, también lo agredieron.
Tras el ataque y homicidio del policía estatal, los integrantes de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), intentaron llevarse a Filomeno, quien estaba gravemente herido, pero sus familiares se los impidieron.
Más tarde, que el lesionado a bordo de un vehículo particular, lo trasladaron al hospital regional “Raymundo Abarca Alarcón”, en la capital del estado en Chilpancingo, pero en seguida lo llevaron a un hospital privado, donde se reporta que el estado de salud es de pronóstico reservado.
Posteriormente, los familiares de Carranza Aley, contaron que el conflicto inició hace dos meses, cuando Casimiro, hermano del policía estatal asesinado, había sido multado por el comisario de Chautipa, Obdulio Catalán, con cuatro mil pesos, por escandalizar en la vía pública, estando ebrio.
Aunque el problema se resolvió, al llegar a un acuerdo al pagar una multa de dos mil pesos, el comisario no quedó conforme y ordenó a la UPOEG, la detención de Casimiro en los festejos para que pagara el resto de los cuatro mil pesos.

Deja tu opinión