“Los culpables andan sueltos y gozando de la vida”

0
16

Dice la madre de Alexis y Adilene

“Mis hijos ya se van, ya nunca los volveré a ver, mientras los culpables andan sueltos, gozando de la vida”, dijo la señora Vicenta Bahena Aguilar, madre de los menores Alexis y Adilene, asesinados la noche del domingo 9 de febrero en Cocula.

En el patio del domicilio en que se realizó el velorio, la madre de familia todavía se encuentra en shock, habla con muy pocas pausas, reiterando una y otra vez las preguntas que no tienen respuesta.

“No sé por qué pasó, qué les hicieron para arrebatármelos así, ellos eran unos niños luchones, trabajadores. Todo por ganarse un peso y tener el pan de cada día”.

En la charla que se tiene con la señora Vicenta casi no hay preguntas, ella centra sus comentarios en describir a sus dos hijos como niños trabajadores, que compraban o hacían “cositas” para ganar dinero, recurso que les ayudaba a mantenerse en la escuela y también para garantizar la alimentación de la familia

“Somos de una familia muy pobre, no tenemos nada más que la salud, era lo único con lo que contábamos. La vida. Mi hijo era un niño al que le gustaba hacer de todo, el intentaba hacer todo”, anota.

De Adilene dice que era una pequeña niña con muchos sueños e ilusiones, por lo que insiste: “No es justo que les hayan cortado su vida así, nomás por nomás”.

Hace aproximadamente dos años y medio, Alexis fue víctima de atropellamiento y sufrió la pérdida de parte de un hueso del pie, estuvo a punto de que se le amputara la extremidad, pero los médicos le sugirieron utilizar un fijador externo que inicialmente pareció inalcanzable.

La pieza que Alexis necesitaba era muy costosa para una familia que vive al día, pero a partir de que su caso se manejó en redes sociales y de que cientos de usuarios lo respaldaron, el pie del menor se pudo salvar.

En los próximos días, Alexis se sometería a una operación más, al parecer era la última de varias que ha enfrentado, en la lucha personal que tenía para dejar las muletas y volver a caminar por su cuenta.

“Era rebelde y tranquilo a la vez, si el decía voy a hacer esto tenga por seguro que lo hacía”, relata con una expresión de admiración la mujer.

La tristeza regresa al rostro cuando asume que Alexis vivió dos años y medio dependiendo de una muleta para poder caminar, por lo que insiste con amargura: “Ahora me lo quitan después de dos años y medio de lucha, iba par su tercera operación para que pudiera caminar por su propio pie”.

Vuelve a referirse a la niña, llevando ella el hilo conductor de la charla y reitera: “
Mi hija era una niña con muchos sueños, le gustaba echare ganas, quería demostrar que podía hacer algo en la vida, decía que quería estudiar y hacer algo para dejar de vender en la carretera, donde apenas ganaba para ir a la escuela, pero también me la quitaron en un instante”.

Agregó: “Yo los tengo ahorita, pero ya en unas horas se van y no los volveré a ver nunca, mientras los culpables andan sueltos gozando de la vida, quiero que se haga justicia por mis hijos, que los encuentren y que se sepa por qué lo hicieron”.

Deja tu opinión