La sociedad ya no quiere más impunidad, señala Jorge Salgado Parra

Ninguna economía resiste sin la participación de las mujeres, asegura el PAN

El gobierno federal garantiza el respeto a los derechos

En la tribuna del Congreso local, representantes de diferentes fuerzas políticas sostuvieron que el paro nacional del 9 de marzo, es solo una manifestación del hartazgo que prevalece en torno a la violencia feminicida.
Entre los participantes estuvo el integrante de la bancada del PRI, Jorge Salgado Parra, quien refirió que el 9 de marzo quedó de manifiesto el hartazgo ciudadano que prevalece “por el grado de impunidad que existe en el país”.
Consideró inaplazable atender aspectos como el reordenamiento de las estructuras del Poder Ejecutivo, pedir a las fiscalías generales acelerar las indagatorias en los casos de feminicidios y solicitar al Poder Judicial que se aceleren los procesos para dictar sentencias a los presuntos culpables.
También, llamó a convocar a escuelas, empresas y a todas las instituciones para promover un cambio sociocultural que propicie el respeto hacia las mujeres, pues el reclamo de los días 8 y 9 de marzo fue contundente.

Quedo claro que ninguna economía sobrevive sin sus mujeres

Al intervenir en la tribuna, la diputada panista, Guadalupe González Suástegui consideró que durante el paro nacional, la ausencia de las mujeres fue notoria en diversos espacios públicos y privados en distintas partes del país.
Dijo que quedó claro que “ninguna economía, de ningún país del mundo, puede subsistir ni un solo día sin la participación de las mujeres y sin su fuerza laboral y de consumo”.
Agregó que “lo que es más importante: ninguna sociedad puede ser capaz de prosperar en un clima de hostilidad y violencia hacia sus mujeres”, puntualizó.
En tanto que Dimna Salgado Apátiga a nombre de los legisladores explicó que la inactividad de las mujeres en un solo día generó la reducción de 35 millones de pesos en torno a la actividad económica en el país.
Y se dijo preocupada por la cifra de diez mujeres asesinadas al día en México, sin que las autoridades implementen políticas públicas que combatan la problemática.
Lamentó que hasta el momento ni el Gobierno Federal ni los estatales “quieren comprometerse a garantizar el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, de ahí que la marcha del 9 de marzo se convirtió en un reclamo contra las autoridades porque no implementan políticas públicas transversales para que las mujeres sean reconocidas en el ejercicio de la profesión, que puedan elegir o tener un cargo público sin opresión, y con igualdad de condiciones”.

El gobierno federal garantiza la protección de los derechos

La morenista Mariana García Guillén hizo un reconocimiento al Gobierno Federal “porque escuchó el reclamo y se constituye como el primer gobierno con paridad efectiva en su gabinete”.
Coincidió con sus compañeros legisladores en el sentido de que el Congreso del Estado no puede quedar impávido e indolente y debe legislar por un marco legal que ofrezca seguridad jurídica a lo que calificó como “el gran movimiento social de las mujeres”, cuyas causas son legítimas.
Recordó que “nunca antes tantas mujeres habían ocupado una curul”, como ahora en el senado de la República, y los congresos Federal y el de Guerrero, por lo que insistió a sus compañeros legisladores “estamos en la antesala de la paridad, ahí está el nivel de compromiso que estamos obligadas a imprimir en esta Legislatura, que sea nuestro legado el impulso, la solidaridad y el arrope a la agenda de Género”.

Deja tu opinión