De entrada busca estabilizar el precio de la tortilla

El gobernador Héctor Astudillo Flores anunció la puesta en marcha de un plan económico emergente que involucra la disposición de 260 millones de pesos, dicho dinero se utilizará en atención de la crisis generada por la cuarentena impuesta por el COVID-19.
Entre las primeras acciones, el Gobierno de Guerrero pretende comprar mil toneladas de maíz, con la intención de estabilizar el precio de la tortilla y evitar que su precio de dispare de manera desproporcionada.
En el mensaje que dirige a la población a través de las plataformas digitales del Gobierno de Estado, Astudillo Flores informó que con el reajuste presupuestal se genera un fondo de 200 millones de pesos para atender las emergencias provocadas por el COVID-19.
Además, se genera un recurso de 60 millones de pesos que se convertirán en créditos blandos para las micros, pequeñas y medianas empresas, que se canalizarán a través de de Nacional Financiera y de la Banca Comercial.
Astudillo expuso que las fuentes de ingreso más importantes que tiene Guerrero son el campo, el turismo, las remesas de los connacionales radicados en Estados Unidos, la minería y las finanzas públicas del Gobierno.
Indicó que los ingresos del estado actualmente sufren un severo daño por las implicaciones de la contingencia sanitario, que sugiere que las personas no salgan de sus casas.
Este fin de semana la ocupación hotelera disminuyó en un 90 por ciento, lo que representa el registro más bajo registrado durante los últimos siete años, situación que se traduce en una merma a los ingresos de la entidad.
Entre otras cosas, explicó que con el respaldo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHyCP) del Gobierno Federal, se determina la exención de pagos de varios impuestos, como el descuento del 50 por ciento en el pago del 2 por ciento sobre la nómina durante los meses de marzo y abril, que son los considerados hasta el momento como parte de la contingencia.
También se plantea un estímulo del cien por ciento durante los meses de marzo y abril al impuesto sobre hospedaje, que es el 3 por ciento y que favorecerá al sector turístico.
En el contexto del plan económico emergente, se amplía hasta el 30 de junio de este año la campaña de estímulos fiscales al impuesto sobre tenencia de derechos de control vehicular, tanto del servicio particular, como del servicio público de transporte, para no afectar a los contribuyentes.

Deja tu opinión