Personal de la Policía del Estado y del Ejército Mexicano se desplegaron en las comunidades de El Naranjo y Tepozonalco, en el municipio de Leonardo Bravo, luego de que se difundiera la versión de que había enfrentamientos entre civiles armados.
La mañana del miércoles 25 de marzo, en redes sociales se manejó la versión de que grupos de civiles armados sostenían enfrentamientos en las comunidades de El Naranjo y Tepozonalco, cercanas a Chichihualco, la cabecera municipal de Leonardo Bravo.
Pasado el mediodía, unidades de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y del Ejército Mexicano se dirigieron hacia los dos pueblos, ubicados en puntos diferentes de la Sierra de Leonardo Bravo.
En la revisión participó un helicóptero de la SSP que realizó sobrevuelos en las inmediaciones de ambas localidades, sin que se percataran de la existencia de grupos de civiles armados.
Entrada la tarde, la SSP-Guerrero emitió un comunicado en el que daba a conocer que no había novedades en la zona de referencia.
La versión de los enfrentamientos, se difundió un día después de que desplazados de las comunidades de Tres Cruces, Los Morros, Campo de Aviación, Filo de Caballos, Puentecillas y Polixtepec, entre otras, dieran a conocer su determinación de armarse para evitar el ingreso de integrantes del Frente Unido de Policías Comunitarios del Estado de Guerrero (FUPCEG), que actualmente controlan el corredor del que ellos tuvieron que salir.
La tensión en la zona se recrudeció tras la madrugada del 8 de marzo pasado, cuando un grupo de supuestos integrantes del Cártel del Sur (CDS) ingresara a la comunidad de Filo de Caballos y llegara hasta la base de operaciones del FUPCEG, donde asesinó a cinco de sus integrantes.
El alcalde Ismael Cástulo Guzmán ha solicitado a través de los medios de comunicación, que a la zona en conflicto ingrese la Guardia Nacional (GN) para que reinstale la paz.
La semana pasada, el obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza declaró que se quedó atrapado en la comunidad de Yextla, pues los integrantes del FUPCEG habían tomado el control de las comunidades de Carrizal y El Balsamar, por lo que no era seguro para él tratar de regresar hacia Chilpancingo.

Deja tu opinión