Hay familias que no están en los programas de asistencia social ni a la vista de los políticos, sostienen

Organizaciones sociales y “los olvidados de Ayotzinapa” instalaron un centro de acopio de ayuda humanitaria, con la intención de respaldar a familias de escasos recursos durante lo que resta dela cuarentena generada por el Covid-19.
La jornada del martes, la Dirección Colectiva de Organizaciones Sociales, convocó a diferentes medios de comunicación para informar la instalación de un centro de acopio de víveres, mismos que serán distribuidos en los puntos donde hasta el momento la ayuda humanitaria distribuida por instituciones de Gobierno, incluso por actores del ámbito político no llegan.
Nicolás Chávez Adame, dirigente de la Asamblea Popular de los Pueblos de Guerrero (APPG), explicó que pese a los esfuerzos que se han hecho durante las últimas semanas, la pandemia del Coronavirus tomó prácticamente a todos por sorpresa y sin una estrategia definida de cómo actuar, pues es la primera en su tipo.
Por esa razón, destacó que si bien el Gobierno de la República y de Estado cuentan con programas de asistencia social, es claro que un gran número de ciudadanos no están en sus padrones de beneficiarios, porque hasta antes de la pandemia no consideraban que fueran a necesitarlo, ya que viven exclusivamente a costa de lo que su trabajo les permite producir.
Sin embargo, el aislamiento impuesto por el Covid-19 ha propiciado una paralización de las actividades productivas, situación que desestabilizó a miles de familias.
Si bien los gobiernos tienen bien definidas sus listas de beneficiarios, en tanto que los políticos también focalizan la entrega de apoyo existen grupos que están completamente marginados de la entrega de apoyos, siendo estos a los que se pretende canalizar la ayuda humanitaria que se logre captar en el centro de acopio que se instaló en el Sindicato de Telefonistas, ubicado sobre la avenida Heroínas del Sur.
Roberto Hernández Mujica, secretario general de la delegación XVII del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, señaló que si bien las organizaciones que están incorporadas a la APPG tienen problemas añejos, por el momento dejarán de lado sus asuntos particulares para impulsar una acción que pretende generar un beneficio colectivo.
Francisco Echeverría de Jesús, hermano de Gabriel, estudiante normalista de Ayotzinapa, asesinado el 12 de diciembre de 2011 en la Autopista del Sol, pidió a la ciudadanía aportar un poco de lo que tienen a los centros de acopio que van a instalar, pues hay vendedores ambulantes, distribuidores de periódico y artistas urbanos, por menciona algunos grupos que están en la completa indefensión y que hasta el momento no han sido atendidos.
Indicó que pretenden llegar hasta las partes más alejadas de la ciudad, donde los programas asistenciales y las actividades de los políticos no llegan.

Deja tu opinión