Abogados litigantes se encuentran en el desamparo a causa del Covid-19

66

Piden que se reabran los juzgados, porque la población también se encuentra desprotegida y la violencia en los hogares crece

La Barra de Abogados del Estado de Guerrero espera que las actividades en el Poder Judicial se reanuden cuanto antes, pues sus 480 integrantes se encuentra en la peor de las crisis, además de que la población no tiene garantizado el acceso a la justicia desde que comenzó la cuarentena impuesta por el Cvid-19.
José Balbuena Herrera, secretario de compilación de la Barra de Abogados de Puerto de Acapulco, explico que la mayoría de los integrantes de dicha organización son abogados litigantes que en estos momentos padecen las consecuencias de la pandemia generada por el Covid-19.
Balbuena Herrera destacó que las medidas restrictivas impuestas a partir de la pandemia tienen severamente afectados a dos grupos de personas, el primero que menciona es a los abogados litigantes, que señala, son profesionistas sin ningún tipo de prestaciones.
“No cuentan con ninguna prestación porque muchos son sus propios patrones, los juzgados se encuentran cerrados y no hay la forma ni la manera de que se puedan hacer llegar ningún ingreso”, anotó.
Explicó que la Barra de Abogados de la que forma parte se dio a la tarea de organizar algunas actividades para distribuir despensas y apoyos económicos entre sus integrantes, a partir de que asume que se encuentran en condiciones sumamente precarias.
Pero ese no es el único impacto negativo generado por la pandemia, Balbuena Herrera explica que el derecho a la justicia por parte de la ciudadanía también se encuentra en un estado de parálisis.
“En los juzgados familiares por ejemplo, las pensiones alimenticias se encuentran detenidas, no podemos promover para algunas nuevas pensiones sin estar con las personas a las que ya se les hace el descuento directo, entre otras cosas”.
Mencionó que hay otros problemas que también se recrudecen al paso de la cuarentena y entre ellos está a violencia entre as familias.
“Las parejas no convivían al cien por ciento como sucede ahora y las agresiones entre las parejas han escalado de lo verbal a la violencia física y no hay manera de promover acciones que permitan contener ese tipo de expresiones”, anotó.
Recordó que el Consejo de la Judicatura ha trabajado algunos acuerdos para recibir a través de guardias algunos asuntos que tienen que ver con Derecho Civil y Mercantil, pero ese tipo de asuntos no son prioritarios.
Lo correcto, de acuerdo con el abogado, es impulsar un acuerdo para abrir la Oficialía de Partes, para efecto de recibir asuntos que se encuentran detenidos y que tienen problemas de prescripción, cuidando no poner en riesgo a los trabajadores del Tribunal Superior de Justicia (TSJ).
Para comenzar a liberar un poco de presión, dijo que se debería poner en marcha un plan piloto, en el que de manera virtual se podrían atender los casos que son sencillos, como los divorcios voluntarios, que en muchos casos ya existen acuerdos muy avanzados entre las partes.
Mientras las actividades en el Poder Judicial se encuentran detenidas, los abogados que se dedican al litigio enfrentan problemas como el pago de la renta de las oficinas que ocupan como despachos, el pago de empleados y la manutención de las familias.
Solamente la Barra en la que participa José Balbuena Herrera tiene 480 integrantes, todos ellos son profesionistas con estudios de maestría y algunos hasta doctorados, lo que les permite ayudar con más conocimiento a sus clientes, el problema que enfrentan ahora, es que los postgrados no representan algún tipo de prestación de carácter social y la mayoría son jefes de familia, que de manera inexplicable se encuentran en el desamparo.

Deja tu opinión