Cacería de negocios no esenciales abiertos “el pan de todos los días en operativos de salud”

52

Los operativos que se realizan por parte del municipio de Chilpancingo y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) se han convertido en una cacería diaria de brujas, en las que las cortinas de algunos negocios se cierran y abren según se genera el pitazo de un posible recorrido de las autoridades en el primer cuadro de la ciudad.

Lo operativos que han ido mutando y recibiendo el apoyo de instancias federales y estatales, realizan en promedio un cierre de 30 a 60 negocios por día, los cuales entran en la categoría de no esenciales por no dedicarse a la vente de alimentos o medicinas, hasta la fecha solo dos negocios han sido clausurados.
Desde las primeras horas del día locales del Andador Zapata, la Avenida Juan Ruiz Alarcón, Miguel Alemán y la Alameda Central, comienzas sus labores, en algunos casos con gel antibacterial en las entradas, cintas para marcar la sana distancia y en otros casos no hay cubrebocas en las personas que atienden, pero continúan con sus labores de cada día para llevar el sustento a sus familias.
Situación que cambia en minutos cuando se alerta de la presencia de un nuevo operativo en el que participan personal de salud municipal, Cofepris, Policías del Estado y Guardia Nacional, bajo una primicia que podría llamarse “pisa y corre”, las cortinas se bajan de manera casi inmediata y algunos de los dueños se quedan fuera de ellas para ver pasar a los uniformados y trabajadores del ayuntamiento.
El temor es latente, ya que en los últimos días se ha notificado que los negocios podrían ser cerrado o clausurados hasta que termine el confinamiento provocado por el COVID-19 por lo que la vida comerciales resurge en las calles capitalinas una vez que culminan los recorridos que duran entre una y dos horas.

Deja tu opinión