Tomaron autobús en la caseta de Tlalpan y los llevó hasta Omepetec, burlaron el filtro sanitario instalado por las autoridades

Podría tratarse de “caceteros” y no de normalistas rurales

Un grupo de supuestos estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa fue detenido y “sanitizado” contra su voluntad en las instalaciones de la Policía Preventiva de Ometepec, luego de que obligaran al conductor de un autobús a trasladarlos desde la Caseta de Tlalpan, en la Autopista del Sol y al llegar a dicho punto de la Costa Chica burlaran el filtro instalado para evitar el ingreso de personas contagiadas con Covid-19.

En su muro de Facebook, el alcalde Efrén Moreno Montalvan explicó que la mañana del jueves 14 de mayo, la policía preventiva llevó a cabo un operativo con base a la información reportada en el filtro sanitario, ubicado en el acceso principal de la cabecera municipal.

Explicó que se trasladó a un grupo de personas a las instalaciones de Seguridad Pública para llevar a cabo el protocolo de revisión y sanitización de personas provenientes de otros estados, sobre todo donde se sabe que existe un alto índice de contagios por coronavirus.

Alrededor de las 08:40 horas, se tuvo conocimiento de la llegada de un autobús con número económico 11286 de la empresa Altamar, que era conducido por el señor Eliut Vega “N”, mismo que detuvo su marcha metros antes del filtro sanitario.

El conductor explicó que un grupo de entre 12 y 15 personas lo abordaron en la Delegación Calzada de Tlalpan, en la Ciudad de México, haciéndose pasar por estudiantes de la normal de Ayotzinapa y lo obligaron a trasladarlos a hasta dicho municipio.

Eliut Vega dijo que trató de hacer una parada en Chilpancingo y Acapulco en sus respectivas terminales, pero los supuestos normalistas rurales se lo impidieron, desviando su ruta y lo obligaron a llegar hasta Costa Chica.

Entrando a Ometepec, metros antes de llegar al filtro ordenaron que detuviera el autobús y descendieron sin pagar sus pasajes, le tomaron una foto y le advirtieron que no diera parte a las autoridades.

El chófer esperó a que los jóvenes se subieran a una urban del servicio público, luego avanzó hasta el filtro sanitario y reportó los hechos.

Entonces los representantes del filtro dieron avisó a la policía municipal y se montó el operativo, alcanzando a la urban que los transportaba justo en el mercado municipal.

Cuando la policía les solicitó que bajaran de la unidad, para llevar a cabo el protocolo de prevención por el COVID-19, les preguntaron de dónde venían y a que se dedicaban, entonces ellos dijeron que eran normalistas de Ayotzinapa y que en el filtro, al pasar caminando comentaron que eran jornaleros agrícolas provenientes de Sinaloa, pero que eran originarios de Ometepec.

La policía preventiva insistió en que bajaran de la urban para verificar su procedencia, ya que el chófer del autobús había reportado que venían de la Ciudad de México, no de Sinaloa ellos lo aseguraban.

Hubo entonces expresiones agresivas en contra de los uniformados, pero al final de cuentas se les trasladó a la barandilla, donde se separó a los adultos de los niños a los cuales se les dieron alimentos y agua, mientras se les tomaban los datos generales y se hacía una revisión médica.

En la entrevista que sostuvieron con personal de Protección Civil, los supuestos normalistas dijeron que viajaron a la ciudad de México para recolectar dinero y con él ayudar a personas pobres, incluso escuelas de zonas marginadas.

Como la entrevista se desarrolló en una transmisión en vivo de Facebook, varios ciudadanos los acusarlos de pertenecer al grupo conocido como caceteros, como se denomina a las personas que se dedican a tomar cacetas de peaje para obtener dinero de forma ilícita, atacando las vías de tránsito y generando descrédito para los verdaderos estudiantes de la Normal Rural.

Una vez que se les tomó la temperatura y todos los datos, los supuestos normalistas fueron sanitizados junto con sus pertenencias, también se sanitizó el autobús y la urban en que se trasladaban, después se retiraron a sus respectivos domicilios.

El chófer del autobús no quiso proceder legalmente, por miedo a sufrir represalias.
La semana pasada, la sociedad de alumnos de la Normal Rural de Ayotzinapa aclaró que no está realizando actividades como la toma de casetas durante el confinamiento impuesto por las autoridades sanitarias, de tal suerte que se deslindó de un grupo de personas que intentaron tomar las casetas de La Venta y Palo Blanco, en la Autopista del Sol.

En un comunicado colocado en sus plataformas digitales, Ayotzinapa alertó sobre grupos de personas que intentan sacar provecho personal haciéndose pasar por estudiantes.

Deja tu opinión