Abren zanjas a golpe de pico y pala, para evitar el paso de personas enfermas

A pico y pala, grupos de vecinos cerraron de manera definitiva los caminos que conducen hacia Tlacotepec, cabecera municipal de Heliodoro Castillo, en la Sierra de Guerrero y después de que se confirmara el caso de una persona contagiada por Covid-19.

Durante el fin de semana, en los caminos que van desde Xochipala hasta Tlacotepec solo se ha permitido el paso de insumos para preparar alimentos, así como combustibles y se ha negado el acceso a personas consideradas foráneas.

La restricción es reforzada por la autodefensa del Frente Unido de Policías Comunitarias del Estado de Guerrero (FUPCEG), lo que inició el pasado 28 de abril, con la instalación de filtros atravesando camiones en los principales puntos de distribución caminera de la Sierra.

La jornada del viernes 22 de mayo, las autoridades locales informaron que el ciudadano que la Secretaría de Salud reportó como positivo en Covid-19 no radica en Tlacotepec, pues lleva 8 años viviendo en el municipio de Chilpancingo, pero al ser registrado en la base de datos proporcionó su domicilio original, estableciendo la información de manera oficial en Tlacotepec.

Por esa razón los pobladores y policías comunitarios decidieron reforzar las medidas de seguridad en los accesos.

La jornada del sábado, los habitantes de La Cienega decidieron abrir zanjas con el uso de picos y palas a la altura de La Vinata, que es una ruta que llega procedente del municipio de Eduardo Neri, donde refieren que los casos de Covid-19 se dispararon de manera preocupante.

Han cerrado también los caminos que llegan de la zona minera de Carrizalillo, para evitar que los casos que ahí se registran lleguen a la parte alta de la Sierra, porque indican, en Tlacotepec no hay condiciones hospitalarias suficientes para atender una gran escalada de casos.

Deja tu opinión