Lo urgente es encarar la crisis generada por la pandemia del Covid-19 y llamar a la unidad nacional

El gobernador Héctor Astudillo Flores anticipó que no entrará al conflicto político que mantienen sus homólogos de Jalisco, Chihuahua, Coahuila, Durango, Querétaro y Guanajuato con el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, pues sostiene que la crisis generada por el Covid-19 requiere de mantener la unidad como nación.

El jefe del Poder Ejecutivo local recordó que en su momento advirtió que el Covid-19 comenzaría por impactar en el tema de la salud, seguiría con el aspecto económico y tarde o temprano pegaría también en lo político.

En este último aspecto, refirió que si se avanza en la ruta de la polarización “vamos a salir perdiendo todos, porque vamos a acabar peleando todos contra todos”.

Comentó que desde que se declaró la continencia sanitaria, lo que hizo fue entrar a la ruta de atender todo lo relacionado con las implicaciones que tiene sufrir una pandemia de esta naturaleza, que era completamente desconocida y de la que hasta el momento no se tiene una vacuna.

La agenda que se había planteado a principios de año, dijo que en estos momentos se ha dedicado casi completamente al tema del Coronavirus, aunque ha procurado mantener algunos espacios destinados para otros asuntos que también son importantes.

Indicó: “La pandemia nos ha metido al tema dela Salud, este sector no estaba como pensábamos y estamos obligados a que pasando lo que yo llamo como el control, pues así como nos acostumbramos a convivir con el Denue y con el H1-N1, tenemos que aprender a convivir con el Covid-19 y acabar con muchas actitudes que no han sido positivas, que nos han provocado tener creencias falsas”.

Continuó: “Resulta que no tenemos el numero de especialistas que pensábamos tener, no tenemos el numero de médicos que deberíamos y no tenemos los medicamentos que necesitamos. Incluso si tenemos el dinero no podemos comprar las medicinas porque ya están vendidas”.

En el terreno económico sostuvo que ya se viven situaciones complicadas, pues en estos momentos se capta menos Impuesto al Valor Agregado (IVA) y menos Impuesto Sobre la Renta (ISR).

Refirió que solo en abril dejaron de ingresar casi 200 millones de pesos por concepto de pagos al estado, pero se espera que el dato de mayo será más duro a nivel nacional, pues la mayoría de las las empresas están cerradas.

No le entrará al jaloneo político

Cuestionado sobre la polarización, que al calor de la contingencia sanitaria se ha generado entre el presidente López Obrador y los gobernadores de Jalisco, Chihuahua, Querétaro, Durango, Coahuila y Guanajuato, Héctor Astudilllo Flores destacó que se mantendrá al margen.

“Yo hice una tesis en el sentido de que el problema político que veía venir, pues iba a sacudir a todas las fuerzas políticas”, señala de primera instancia.

Continúa: “Hace unos días que hubo una reunión con la secretaria de Gobernación (Olga Sánchez Cordero), la reunión fue muy ríspida al principio, yo al final les dije que
se debe colocar algo en la mesa que no se dijo en todo el encuentro; la relación entre los gobiernos estatales y la federación es el dinero, porque el Covid está costando y no estaba presupuestado”.

Recordó que e el caso de Guerrero se han utilizado al menos 450 millones de pesos para atender la pandemia y se estima que en poco tiempo se alcancen los 500 millones, sin dejar de reconocer que se ha recibido apoyo del Gobierno de la República.

“ Nos han ayudado con ventiladores y algún dinero”, admite.

Pero insiste: “Esto tiene que ver con recursos y hay algo que se da en las crisis, que es el declarar fuerte para llamar la atención”.

Indicó también que al politizar la crisis del Covid hay situaciones como la que sucedió la semana pasada en Jalisco: “Donde la confrontación llega a más; no solo a las riñas en las calles, entre las policías y los manifestantes, llega a situaciones como el hecho de que el presidente y el gobernador (Enrique Alfaro) se hagan de palabras, lo que no ayuda al gobernador ni al presidente de la República”.

Para e gobernador de Guerrero, en momentos en que se presenta una pandemia tan ruda, que en estos momentos arroja el saldo de casi 400 muertos, entrar a la confrontación política no es lo correcto.

Agregó: “A estas reuniones de los gobernadores me han invitado pero yo tomé la decisión de no ir, porque la verdad el problema es tan grande que no te puedes distraer, no puedes pensar que te vas a retirar o que te vas a ir a otro estado para tener una reunión, ya tienes suficiente con lo que tienes aquí; problemas de camas, de personal, faltan médicos y faltan especialistas, incluso los medicamentos no los podemos conseguir”.

Refirió que lo que ha tratado, es ser un factor de aportación y sensatez, para estar en condiciones de llamar a la conciliación y la unidad nacional.

Incluso, señaló que en el ámbito local se ha percatado de que algunos actores que insisten en generar la confrontación, por eso ha decidido no contestar a ningún señalamiento.

Deja tu opinión