En Derechos Humanos, denuncian que también hay desapariciones forzadas atribuidas a la policía local

Habitantes de la capital de Guerrero marcharon del monumento a las banderas a las instalaciones de la Comisión de Derechos Humanos del Estado (CDHEG), exigieron justicia para el joven Giovanni López, asesinado en Guadalajara Jalisco y también condenaron los abusos policiacos que se han registrado en esta ciudad.

El contingente integrado por alrededor de 30 personas se concentró inicialmente en el monumento a Las Banderas, en el lado sur de la ciudad, donde realizaron algunas pintas para condenar los abusos cometidos por algunos elementos de las diferentes corporaciones policíacas.

“La policía no me cuida”, fue la consigna que prevaleció en las pancartas que se mostraron durante la protesta.

Caminaron sobre la avenida Lázaro Cárdenas, avanzaron sobre Juan N. Alvarez y sobre Galo Soberón y Parra descendieron hacia la avenida Benito Juárez, donde se ubican las instalaciones de la CDHEG.

En las puertas del edificio, que permanece cerrado por la contingencia sanitaria provocada por el Covid-19, los manifestantes pegaron sus pancartas y posteriormente dirigieron un mensaje para exigir que se castigue a los asesinos de Giovanni López.

Guadalupe Hernández Rodríguez, representante del colectivo de familiares y amigos de personas desaparecidas, asesinadas y secuestradas lamentó que en estos días no usar cubrebocas se haya convertido en un delito, a grado tal que hoy se lamenta la muerte de Giovanni.

La madre de familia señaló que en Guerrero, como otras entidades de la República, de manera constante se reportan abusos cometidos por presuntos integrantes de la Policía Ministerial del Estado (PME), la del Estado y las Preventivas Municipales.

“Ya basta de que nos detengan, secuestren, torturen, desaparezcan, de que violen los derechos humanos de los ciudadanos, no queremos más violencia”, anotó.

Grupos de jóvenes reprocharon que son hostigados permanentemente por policías preventivos, ya que buscan espacios para practicar con sus patinetas y por eso se les pretende ver como delincuentes, lo que no es correcto.

Los manifestantes señalaron que a principios de 2018 se registraron por lo menos tres desapariciones forzadas en la capital del estado en la que se demostró la participación de policías municipales, hasta el momento no hay ningún elemento sancionado.

Deja tu opinión