Ese día, estudiantes de la Normal de Ayotzinapa destrozaron el palacio municipal de Iguala y confrontaron por primera vez al ex alcalde José Luis Abarca Velázquez

Este 4 de junio se cumplieron siete años del sepelio de Arturo Hernández Cardona, dirigente de la Unión Popular (UP), quien fue desaparecido el 30 de mayo y encontrado muerto el 3 de junio de 2013, lo que representó el inicio de la confrontación entre la comunidad estudiantil de la Normal Rural de Ayotzinapa y el ex alcalde de Iguala José Luis Abarca Velázquez, quien actualmente se encuentra preso en un penal federal.

El 30 de mayo, Arturo Hernández regresaba a la cabecera municipal de Iguala, luego de encabezar un bloqueo carretero para exigir la entrega de fertilizante a campesinos del municipio y de otros puntos de la región Norte del estado.

Hernández Cardona y siete integrantes de la UP fueron interceptados por un grupo de hombres armados, quienes se supo después, eran integrantes del grupo delictivo conocido como Guerreros Unidos.

Un sobreviviente del acto de privación de la libertad, Nicolás Mendoza Villa relató como el ex alcalde, José Luis Abarca tomó parte de las sesiones de tortura en contra de los integrantes de la UP, pero también narró la forma en que el ex primer edil cometió el asesinato del ex dirigente, que fuera funcionario en el inicio de la administración de Ángel Aguirre Rivero.

De acuerdo con el testimonio de Mendoza Villa, el ex alcalde le reprochó que de manera constante le tomara las instalaciones del ayuntamiento, que realizara pintas en el y que también bloqueara carreteras para exigir fertilizante.

“Ahora me voy a dar el lujo de matarte”, dijo Abarca antes de disparar en la mejilla del dirigente social, señala el testimonio de Mendoza Villa.

El 4 de junio de 2013, cuando se desarrolló el cortejo fúnebre de tres integrantes de la UP, entre ellos Hernández Cardona, en la retaguardia del contingente de organizaciones que acompañaron el duelo se colocaron decenas de estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa.

Cuando el cortejo pasó frente a las instalaciones del Palacio Municipal, los normalistas de Ayotzinapa esperaron a que el contingente se retirara y acto seguido se introdujeron al inmueble, quebrando cristales, allanando las oficinas, destruyendo todo lo que estaba a su paso y finalmente incendiaron las instalaciones.

Fue el primer hecho que marcó una confrontación abierta entre la comunidad estudiantil de la Normal de Ayotzinapa y el ex alcalde de Iguala.

El segundo hecho se registró la noche del 26 de septiembre de 2014, cuando tres estudiantes de la Raúl Isidro Burgos fueron asesinados, además de una profesora, el chofer del autobús y un jugador del equipo de tercera división Los Avispones de Chilpancingo.

El asesinato de Arturo Hernández Cardona es la razón principal por la que el ex presidente municipal de Iguala permanece en prisión, a partir de la declaración del sobreviviente Nicolás Mendoza Villa.

Deja tu opinión