Fueron enganchadas con engaños, aseguran un padre y una abuela

Jesús Dorantes

Familiares de dos jovencitas que fueron detenidas el 20 de octubre en la caseta de Alpoyeca, en la Autopista del Sol, cuando mantenían bajo su control los puestos de cobro para pedir dinero a los automovilistas, solicitaron el apoyo de las autoridades y la ciudadanía para conseguir su liberación.

La mañana del miércoles 18 de noviembre, el señor Elisur Hernández Guevara, padre de Perla Hernández Guerrero, una adolescente de 14 años de edad, buscó el respaldo de los medios de comunicación para conseguir la libertad de su hija.

Estuvo acompañado de la señora Isabel Martínez Castro, abuela de Karina Jazmín Barragán Guerrero, 17 años de edad, quien junto con Perla fueron detenidas cuando realizaban una actividad de boteo en la carretera de cuota, del lado del estado de Morelos.

El padre y la abuela, señalaron que tanto las dos menores se salieron de sus respectivas casas sin permiso, bajo la promesa de que ganarían 300 pesos por día.

Aunque no dijeron quienes las contrataron, aseguraron que tanto Perla como Karina fueron “enganchadas” con engaños y que no sabían en lo que trabajarían.

Los denunciantes dijeron que en varias ocasiones advirtieron a las dos menores que no podrían salir de su casa, menos si era para realizar dicho trabajo, el cual nunca supieron explicar de qué se trataba.

Aunque estaban sujetas a vigilancia, las don menores se fugaron para tomar parte del contingente que fue detenido por elementos de Seguridad Pública, así como de la Guardia Nacional en el estado de Morelos.

Manifestaron que las dos se encuentran internas en el albergue tutelar del estado de Morelos, acusadas de secuestro y asociación delictuosa.

Pidieron el apoyo de las autoridades de Guerrero y de la misma sociedad, pues necesitan pagar por lo menos 30 mil pesos para conseguir su liberación, pero dicha cantidad para ellos resulta impagable, pues ambas familias son de escasos recursos.

Deja tu opinión