Con bloqueo Cetegistas exige que se declare a Covid 19 como enfermedad de riesgo laboral y continúen clases a distancia

0 109

Rosario García Orozco

Chilpancingo, Gro., 6 de octubre del 2021.- Integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la educación en Guerrero (CETEG) bloquearon la avenida Ruffo Figueroa de esta ciudad capital en exigencia de que se declare a Covid 19 como enfermedad de riesgo laboral y se continúen las clases a distancia.

Los manifestantes se instalaron en esa avenida a la altura de la glorieta Pleasant Hill, frente a la clínica del Issste, para demandar que tanto el gobierno estatal como el federal declaren a Covid 19 como una enfermedad que pone en riesgo sus vidas, de tal manera que continúen las clases a distancia a través de plataformas digitales.

Dijeron que esa posibilidad si la tiene en sus manos las autoridades en materia de salud y de educación de los gobiernos estatal y federal, “que acepten la enfermedad de covid 19 como un riesgo laboral y de esta forma se puedan mantener esquemas de protección y trabajo a distancia con sus alumnos”.

Los cetegistas señalaron que desde el 4 de octubre el gobierno del estado ha presionado para que los alumnos regresen a clases presenciales, sin embargo los maestros han tratado de mantener las medidas preventivas para evitar riesgos de contagios y no han regresado a clases, salvo un 15 por ciento de los planteles.

Ejemplificaron que en el estado de Zacatecas se regresó a clases de manera normal y en pocos días se registraron 400 casos de contagios entre alumnos y docentes, por ello es necesario que antes de poder ocupar las aulas se tengan establecidos los esquemas de prevención y seguridad, sin embargo el secretario de Educación, Heriberto Huicochea Vázquez ha dicho que no hay recursos para apoyar a las escuelas.

Por otro lado, los maestros de la Ceteg exigieron también que manera urgente se restablezcan al cien por ciento los servicios médicos, que están suspendidos por las afectaciones que dejó al hospital el sismo del siete de septiembre.

“Requerimos a la clínica del Issste un servicio de calidad para los derechohabientes, no se vale que no nos puedan atender de manera digna, porque nos siguen descontando ese servicio desde nuestros salarios”, aseguraron.

Lamentaron que la calidad de atención y de la infraestructura hospitalaria del Issste en Chilpancingo siempre ha sido deficiente, pero que desde hace casi un mes el servicio es cada vez peor.

El edificio de esa clínica presentó afectaciones en el cuarto de máquinas tras el sismo del 7 de septiembre, y debido a ello se suspendieron todos los servicios, posteriormente se han abierto consultorios improvisados en edificios rentados pero que no tiene las condiciones de sanidad, ni equipamiento, y ahora se cuenta con menos insumos necesarios para atender a los pacientes.

Hay una cartera de derechohabientes superior a los 500 mil personas, que reciben atención de mala calidad a pesar de que a los trabajadores les descuentan de manera puntual sus cuotas obrero patronal, fue la queja generalizada de los manifestantes.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.