Alerta por riesgo de nuevos ataques en Quetzalcoatlán

0 104

El Centro de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón, ubicado en Chilapa, advirtió sobre el riesgo de que haya nuevos ataques en contra de los habitantes de Quetzalcoatlán de las Palmas, municipio de Zitlala, por el hecho de que recientemente solicitaron ante el Ministerio Público que investigue la incursión del 6 de enero del año pasado, la cual dejó el saldo de seis personas asesinadas.
La semana pasada, habitantes de la comunidad de referencia, denunciaron ante los medios de comunicación las condiciones en que viven, tras el desplazamiento obligado por los ataques cometidos por un grupo de delincuentes.
Entre los muertos de aquel ataque, mencionaron a los hermanos Julián y Andrés Lara Tlatempa, a Gerardo Lara Zapoteco, Reynaldo Marabel Lara (este de 15 años de edad), a Salvador Flores Tlatempa y Federico Tejeda Marabel.
Tras el asesinato de sus familiares y vecinos, los pobladores que sobrevivieron se desplazaron a la cabecera municipal, en donde de acuerdo con el Centro de Derechos Humanos José María Morelos, se encontraron con varias irregularidades para acceder a la justicia.
Relataron que personal del gobierno municipal y el mismo Ministerio Público intervinieron para que no se realizarán las denuncias correspondientes.
Después de varios meses de permanecer como desplazados en Zitala, para el retorno de las familias  a su comunidad, el Gobierno estatal,  municipal y la misma Comisión Estatal de Derechos Humanos elaboraron  una minuta en la que se deslindaron de cualquier responsabilidad que tenga que ver con los pobladores de Quetzalcoatlán.
Reprocharon que se establecieron varios compromisos, pero estos solo fueron de palabra; entre ellos reparar el sistema de agua,  seguirlos apoyando con despensas y proyectos productivos y como visitarlos cada mes para estar pendientes de sus necesidades.
Ninguno de  los acuerdos se cumplió.
La semana pasada, los pobladores recurrieron a varios medios de comunicación para dar a conocer las condiciones en que viven, pero además, el hecho de que en el propio Ministerio Público les sugirieron no presentar ninguna denuncia penal, para no hacer enojar a sus agresores.
Sin embargo, recordaron que los agresores se encuentren a unos cuantos kilómetros realizando retenes, coloca a los habitantes de Quetzalcoatlán en muy alta vulnerabilidad.
Por esa razón, el Centro de Derechos Humanos José María Morelos alertó sobre las represalias que pueden sufrir los habitantes de dicha comunidad, en donde solo quedan 11 familias, de las 42 que estaban custodiadas por 5 o seis elementos de la policía estatal, los que de acuerdo con el organismo ni gubernamental, no son suficientes para enfrentar a algún grupo numeroso de hombres armados.
Indicaron que pese a las denuncias que han hecho públicas, en esa parte de la Montaña baja de Guerrero, no hay hasta el momento ninguna autoridad federal o estatal que dé seguimiento al caso, mucho menos un colectivo de familiares de desaparecidos, pese a que ya son muchas las personas en dicha condición.
Hicieron un llamado más a las autoridades de Guerrero para que atiendan esta localidad, en donde el riesgo de que haya represalias contra los pobladores es muy alto.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.