Cada una de las 2 mil 600 familias damnificadas se hará cargo de la reconstrucción de sus casas

14

El dinero no se entregará de golpe, habrá control gubernamental
El gobernador Héctor Astudillo Flores confirmó que cada una de las 2 mil 600 familias que perdieron totalmente sus viviendas se hará cargo de la reconstrucción de las mismas, para evitar situaciones irregulares, como las ocurridas tras la devastación de 2013.
En la plazuela del barrio de San Francisco, el jefe del poder Ejecutivo local habló en torno a la manera en que se desahogará el proceso de reconstrucción de las viviendas que quedaron en situación de pérdida total, tras el sismo del 19 de septiembre pasado.
Explicó que la información que tiene, es que los casos generados en Guerrero recibirán una atención similar a la de Chiapas y Oaxaca, estados que fueron severamente dañados por el sismo del 7 de septiembre.
Recordó que está en desarrollo un censo de todos los daños generados en Guerrero, mismo que debe estar listo para el 20 de enero, después se entrará a la etapa de la distribución de apoyos.
No quiso anticipar el manejo de los tiempos en que fluirán los apoyos, para no exponerse a quedar mal por una impresión.
Lo que sí enfatizó, es que no se cometerán los errores registrados durante el proceso de reconstrucción de los daños que provocaron el huracán Ingrid y la tormenta tropical Manuel, en septiembre de 2013.
Por esa razón dijo que siempre fue partidario de la autoconstrucción de las viviendas, ya que esta generara empleos, compra de materiales en los lugares cercanos y el ánimo de reconstruir las casas como lo dispongan las familias que las van a ocupar.
Ante el riesgo de que haya quienes reciban el apoyo, Astudillo expuso: “Quien reconstruya su casa va a tener la gloria de su familia y de su pueblo, porque al vivir en comunidad la gente observa; el que no lo haga pues tendrá la deshonra  ante su pueblo  y su familia”.
Aclaró que el dinero no s entregará en una sola emisión, se hará por partes y con una evaluación de avances constante, para que las instituciones lleven un control puntual de los trabajos.
Recordó que son 2 mil 600 las casas que ya no son habitables y que en consecuencia, lo que procede es la reconstrucción total.

Los comentarios están cerrados.