Captura de “El Carrete” disminuirá la violencia en Chilpancingo

115

Había células de su organización operando en la ciudad, confirma el FUPCEG
El Frente Unido de Policías Comunitarias del Estado de Guerrero (FUPCEG) confió en que tras la detención de Santiago Mazari Hernández “El Carrete”, la violencia disminuya de manera importante en la capital del estado, pues las células que dicho capo del crimen organizado infiltró en la ciudad quedaron desmanteladas.
En Filo de Caballos, el coordinador del FUPCEG sostuvo que durante varias semanas, Mazari Hernández “metió gente a Chilpancingo para operar”, lo que se confirmó con la colocación de algunas mantas y lonas, en las que se hacía alusión al “Señor de los Caballos”.
Incluso, antes de que se generaran los enfrentamientos en Corral de Piedra, Polixtepec y Villa Xóchilt, en la colonia Ignacio Manuel Alamirano fue asesinado el checador de una estación de urvans del transporte público, a quien le dejaron una cartulina con un mensaje dirigido a Santiago Mazari y Juan Castillo Gómez, alias “El Teniente”.
La violencia desatada en la capital del estado, dijo que generó malestar en las autoridades, que solicitaron al FUPCEG que sacara al Carrete de la Sierra o que por lo menos no lo protegieran.
“Nosotros aclaramos que nosotros no éramos su papá, su jefe ni sus aliados, pero él estaba en la Sierra y pues muchos pensaban que éramos los mismos”, señala Alanís Trujillo.
Indica: “Yo personalmente le pedí (a Mazari Hernández) que sacara su gente de Chilpancingo para que no ocasionara más problemas, pero ustedes vieron la violencia que se desató durante las ultimas semanas”.
El lunes 29 de julio, el FUPCEG recibió una llamada de un empresario de Chilpancingo, el cual les denunció que gente del Carrete estaba solicitándole el pago de 300 mil pesos a manera de extorsión, lo que influyó en mucho para que se desatara el enfrentamiento del martes 30.
Ahora que está confirmada la detención de Santiago Mazari, Alanís Trujillo sostiene que es muy probable que la violencia disminuya.
“Me imagino que su gente ya debió salir de la ciudad, pues no hay quien les pague ni quien les dé órdenes, por eso es muy probable que baje la violencia, al menos por parte del grupo del Carrete, pues ya no está en condiciones de operar en la capital”, indicó.

Los comentarios están cerrados.