Crisis nerviosas en el Congreso local durante el sismo

58

Suspendida, la primer sesión del tercer año de ejercicio constitucional
Diputados, empleados y visitantes sufrieron crisis nerviosas en las instalaciones del Congreso local, que la jornada del martes desarrollaría su primer sesión de Pleno.
El movimiento se sintió en la capital de Guerrero durante los primeros minutos de las 13:00 horas del martes 19, lo que activó a los cuerpos de auxilio, que dos horas antes habían realizado un simulacro en conmemoración al Día Nacional de Protección Civil.
En las instalaciones del Congreso local, los diputados se aprestaban a encarar la primer sesión de su tercer año de ejercicio constitucional cuando sintieron el fuerte movimiento se tierra.
El miedo se apoderó de los presentes en el inmueble, principalmente porque la alarma se activó cuando la tierra ya se sacudía, lo que propició una estampida humana que se agolpó en las gradas.  
En el tercer piso del área de oficinas, lo que se vivió fueron numerosas crisis nerviosas, provocadas por el violento golpeteo de los ventanales.
Mientras algunos empleados y visitantes saturaban las gradas de salida, otros más se acomodaron en tordo a los gruesos pilares del edificio, tratando así de garantizar su integridad personal en caso del colapso en techos o paredes.
Pese a los momentos de nerviosismo, los trabajadores y visitantes lograron llegar al área de estacionamiento cuando todavía se registraban algunos movimientos.
Los diputados locales fueron sacados por sus colaboradores, uno de los que fue captado corriendo en el área de gradas fue el perredista Ociel Hugar Trujillo.
Para las 13:30 horas, la Junta de Coordinación Política determinó suspender las actividades del día, lo que se dio a conocer cuando los trabajadores aún hacían lo necesario para sobreponerse al susto.
Casi de inmediato, todas las unidades académicas de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro) ubicadas en el sur de la ciudad determinaron la suspensión de clases en el turno vespertino, lo que posteriormente fue respaldado por el rector Javier Saldaña Almazán. 
Lo que se vio en la ciudad fue de un aparente descontrol, grandes aglomeraciones en las vialidades de mayor circulación, unidades de bomberos y ambulancias con las torretas encendidas circulando hacia diferentes puntos, mientras la saturación en el sistema de telefonía celular incrementaba la sensación de ansiedad en los pobladores.
En el ayuntamiento de Chilpancingo no hubo mayor sobresalto, a partir de que el inmueble estaba vacío al momento del sismo porque los integrantes del Sindicato Independiente lo mantienen cerrado, a partir del conflicto que enfrentan con el alcalde Marco Antonio Leyva Mena.

Los comentarios están cerrados.