De 25 a 30 millones, el costo de estabilizar la "Barranca del Tule"

36

Hay 200 viviendas en riesgo, dice el alcalde  
El ayuntamiento de Chilpancingo debe invertir de 25 a 30 millones de pesos para estabilizar los taludes de los cerros que flanquean a la barranca del Tule”, en donde hay 16 casas colapsadas y 200 se encuentran en riesgo de correr la misma suerte.
El alcalde Marco Antonio Leyva Mena informó que la tarde del miércoles, el número de viviendas destruidas afectadas por el desgajamiento de un cerro, entre las colonias Obrera y Mirador se incremento a 17, por lo que ya son son más de 95 las personas afectadas de manera directa por el reblandecimiento de los cerros, las que se encuentran en un albergue provisional.  
Agregó que hay de 20 a 25 viviendas que tienen grietas de considerable dimensión, mismas que se deben valorar para evitar situaciones que pongan en riesgo a las familias.
Leyva Mena explicó que la zona afectada en la barranca del Tule en realidad tiene un radio más amplio que el conocido actualmente, de tal manera que puede afectar más de 200 casas.
Aunque hay un diagnóstico que está en proceso de elaboración, Leyva Mena se animó a dar algunos comentarios sobre lo que ha observado.
“Yo puedo adelantar que en esa cañada el subsuelo está lleno de agua, al tener mayores precipitaciones pluviales la recarga es más pesada; es lo que provoca que el suelo se vuelva chicloso y con ello vienen los desgajamientos que se registran”, explicó.
El alcalde comentó que hace más de seis meses que se avisó a los vecinos de la barranca en torno a la situación de riesgo y que en consecuencia debían evacuar, pero se trata de familias que llevan en el lugar más de 25 años y nunca habían sufrido algo parecido, por lo que hubo resistencia.
A pregunta expresa, comentó que se deben realizar obras de mitigación que tienen un costo estimado de 25 a 30 millones de pesos, pero aclaró que se trata solo de un gasto inicial encaminado a darle estabilidad a los taludes.
Lo urgente es drenar el liquido que tienen los cerros y atender un poso que está derramando agua en el lugar, lo que incrementa el riesgo de deslaves y socavones.
Anticipó que se buscará la interlocución del gobierno estatal ante la federación, para que sea este quien haga la gestión correspondiente para ejecutar las obras de mitigación, en el entendido de que el gobierno de Chilpancingo no cuenta con el recurso suficiente.
Los trabajos de estabilización pueden durar de dos a tres meses, mientras, se propondrá la reubicación de algunas familias en terrenos propiedad del municipio, para paliar un poco la afectación.
La eventual reubicación de algunos vecinos, dijo que es una medida consultada que ya aprobó el Cabildo, pero que falta la aprobación de los afectados directos.

Los comentarios están cerrados.