Desde sus parcelas, campesinos de la sierra exigen que ya se les entregue el fertilizante

93


Si nosotros no trabajamos en las ciudades no comen, dicen los productores de maíz
Desde sus parcelas, campesinos de la Sierra de Leonardo Bravo solicitaron al gobierno federal que les libere el fertilizante que necesitan para hacer producir la tierra, advierten que si la demora va más allá de dos semanas, el insumo ya no tendrá la capacidad de garantizar una cosecha suficiente para el consumo.
Israel Hernández Gaspar es un productor de maíz cuya parcela se ubica en la parte alta de la comunidad de Tepozonalco, en el municipio de Leonardo Bravo y muestra una porción de tierra con milpas que apenas alcanzan los 5 centímetros, aunque algunas ya se muestran con casi 10 centímetros de altura.
El campesino asegura que la semilla fue depositada en tierra hace aproximadamente dos semanas, este es el tiempo propicio para recibir el insumo que actualmente se encuentra retenido y refiere que la naturaleza les otorga un plazo que no rebasa los 15 días más.
Si pasan las dos semanas, la milpa llegará a una altura de entre 20, 30 quizá hasta 40 centímetros de altura pero ya no crecerá, después comenzará a tener un color amarillento y no tendrá más utilidad que la de ser alimento para los animales de crianza.
Por esa razón es que desde la parcela que siembra junto con seis hermanos, dirigió un llamado a las autoridades del municipio, estado y federación, para que superen cualquier diferencia que exista en el terreno ideológico, político o burocrático, para que hagan posible que el insumo llegue.
El hombre de aproximados 50 años calza huaraches de cuero, viste un pantalón de mezclilla y una playera color amarilla, recorre con paciencia cada surco, trata de ubicar cualquier rastro de plaga y de inmediato le limpia la tierra a las pequeñas plantas de hojas largas y color verde.
“En estos momentos la planita está bonita, no tiene nada que le impida dar un buen producto, solamente necesitamos el abono”, relata Hernández Gaspar.
En la parcela que recorre todavía prevalece el color café de la tierra, la milpa todavía no alcanza el tamaño suficiente para cubrir con su tono verde la pequeña planicie en la que don Israel, sus hermanos y su familia depositan la esperanza de obtener grano suficiente para subsistir durante el próximo año.
De las ocho hectáreas que comprende la parcela familiar, solo cuatro están sembradas de maíz, otra parte tiene aguacate y jitomate, el cual refirió “también necesitan abono”.
Con desgano señala: “estábamos con la esperanza de que el nuevo presidente nos iba a echar la mano pero nos acabó de madrear, ahora ni abono nos dan y lo necesitamos en caliente”.
Hasta 2018, en Tepozonalco recibieron 9 bultos por hectárea, este año se les ha dicho que recibirán seis, pero hasta el momento no se ha materializado nada.
Para dejar claro el nivel de desesperación que se vive, el campesino anticipa: “Si no nos entrega nada el gobierno, vamos a ir a buscar algún tipo de abono orgánico: ya sea de hormiga o aunque sea de las cuevas vamos a buscar algo, porque de lo contrario vamos a perder la producción”.
Juan Tolentino Tolentino, comisariado ejidal de Chichihualco, manifestó que la situación es preocupante porque ni siquiera tienen la información de quienes van a recibir el insumo, pues los funcionarios del Gobierno federal han manejado el tema con mucha opacidad.
“La verdad es que muchos andan muy enojados, porque del 15 al 20 de mayo de cada año, nosotros ya teníamos el fertilizante, para comenzar a sembrar a más tardar el 5 de junio y abonar ya cuando están las aguas”, recordó.
El comisariado ejidal sostiene que la forma en que se elaboraron las listas de beneficiarios fue mala, pues lejos de hacer una depuración fue lo contrario, pues la cantidad de solicitantes se incrementó demasiado.
“Se infló el padrón porque metieron mucha gente que les dijo que sembraban sin que fuera cierto, ahora ellos no saben quienes en realidad son productores y el asunto ya se complicó”, anotó.
Explicó que solo en el ejido hay 970 productores, de esos se han dado vales a 200, pero no todos han recibido su insumo.
Anticipó: “Así como estamos, pues nos vamos a ir a tapar carreteras, a hacer marchas y tomar casetas en la Autopista del Sol, pero el fertilizante ya lo queremos, los más de 900 productores están listos”.
Negó que tras la inquietud haya políticos azuzando para generar inestabilidad al gobierno actual: “A nosotros no nos interesa quienes anden en la política, lo que queremos es nuestro fertilizante, porque si nosotros no trabajamos, pues todos en la ciudad; funcionarios, empresarios, ingenieros, licenciados y quienes sean no van a tener que comer. Hasta el presidente de la República; si nosotros no trabajamos pues él no come”.

Los comentarios están cerrados.