Despedidos del Conafe piden la intervención de los padres de familia

103

Está en riesgo el año escolar para 42 mil estudiantes
Con el argumento de que su despido perjudicará el curso escolar de por lo menos 42 mil estudiantes de nivel básico, los 37 despedidos del Consejo Nacional del Fomento a la Educación (Conafe) en Guerrero solicitaron la intervención de los padres de sus alumnos, para que la dirección nacional retroceda en la determinación asumida de manera unilateral.
Los 37 trabajadores del Conafe estuvieron en la marcha que la dirigencia de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) convocó este jueves y que culminó en las instalaciones del Congreso local.
Tuvieron la oportunidad de dirigir un mensaje, en el que señalaron que los 37 trabajadores que fueron despedidos de manera intempestiva representan por lo menos el 50 por ciento de la estructura que hace funcionar al Conafe en la entidad.
Indicaron que se trata de personal con varios años laborando en el sistema, aunque no tienen antigüedad reconocida porque el gobierno federal siempre los mantuvo en el esquema de contrato, dichos contratos se renovaban cada seis meses, pero cuando se comenzó a preparar el terreno para el despido masivo se les hizo firmar cada mes.
A nivel nacional son 503 los afectados, la mayoría jefes de familia que en estos momentos enfrentan la zozobra de no tener un espacio laboral que les permita llevar el sustento a sus hijos.
En el caso de Guerrero, explicaron que los despedidos representan más del 50 por ciento de la estructura que hace funcionar al Conafe, de tal suerte que si no se les reinstala en sus espacios, el cierre del ciclo escolar tendrá serias repercusiones, porque cada uno de ellos tiene funciones muy específicas.
Durante el mitin se cuidaron de no proporcionar sus nombres, aunque señalaron que en el Gobierno de la República los ubican muy bien porque son solo 37 despedidos y todos están inconformes con el despido.
Hicieron un llamado a los padres de los 42 mil niños que atienden en las siete regiones, todos habitantes de zonas de difícil acceso y de alta marginación, para que se sumen al movimiento y los respalden, pues en realidad su curso escolar se encuentra en riesgo.
En consecuencia, también dijeron que buscan el respaldo de los comisarios de las zonas en que Conafe tiene presencia, pues si la administración central no da marcha atrás en la decisión, será inevitable que los menores tengan dificultades para aprobar el presente año escolar, lo que sería muy delicado.

Los comentarios están cerrados.