Hay más de 200 familias desplazadas en el Valle del Ocotito

104

 El Frente de Policías Comunitarias anticipa que las reinstalará en su lugar de origen
El Frente de Policías Comunitarias del Estado de Guerrero (FPCEG) sostuvo que son por lo menos 200 las familias desplazadas del Valle del Ocotito, en el municipio de Chilpancingo, mismas que esperan el momento adecuado para regresar a su lugar de origen, de donde fueron expulsadas por la Unión de Pueblos del Estado de Guerrero (UPOEG).
El FPCEG recordó que hace varios meses, un grupo importante de familias fueron desplazadas de la comunidad de Xaltianguis, en la zona rural de Acapulco, por una fracción de la UPOEG encabezada por Ernesto Gallardo Grande.
El hecho de solicitar la intervención de las autoridades y que estas no procedieran, de acuerdo con la organización, fue lo que propició una intervención que derivó en el repliegue de la Unión de Pueblos.
Con dicho antecedente, la dirigencia del FPCEG recordó que desde 2016, en la comunidad de El Ocotito, municipio de Chilpancingo hay más de 200 familias desplazadas por culpa de la UPOEG.
En un comunicado dirigido a los medios de comunicación, el frente sostiene que las familias que fueron expulsadas del Valle del Ocotito nunca se han quejado, “tampoco han hecho campañas para causar lastima ante ninguna instancia, pero desde un inicio se pidió a las autoridades que hicieran justicia”.
Ante la no intervención de las autoridades, varios de los desplazados promovieron la integración del Frente Unido de Policías Comunitarias del Estado, organización que poco a poco ha ganad terreno, principalmente en la Sierra de Leonardo Bravo.
Por eso en un escrito dirigido a la opinión pública y los tres niveles de Gobierno, el FPCEG señala: “Nos alegra anunciar a los pobladores del Valle del Ocotito que a raíz de las peticiones de nuestros amigos desplazados, así como a la apatía, falta interés, congruencia, interés, o capacidad de nuestras autoridades; hemos tomado la decisión de restablecer el orden en esos pueblos donde aun existe un remanente del cartel del sur que sigue operando impunemente, afectando la sana convivencia de la sociedad”.
De acuerdo con el FPCEG, en el tiempo que la UPOEG ha mantenido el control de la zona del Valle, se han registrado al menos 60 personas, hay 30 desaparecidos, cientos de desplazados, muebles e inmuebles invadidos.
El documento refiere que el robo de vehículos se incrementó de manera importante, muchos de ellos son vendidos en comunidades como Tlahuizapa, Coacoyulillo, San Vicente y El Fresno.
El FPCEG sostiene que la incursión en el Valle se puede registrar en cualquier momento, razón por la que hacen un llamado a las bases de la UPOEG para que se replieguen depongan las armas, para evitar que se genere un enfrentamiento con implicaciones graves.

Los comentarios están cerrados.