Llevan ayuda humanitaria a pueblo de "niños comunitarios"

87

Gobierno y Derechos Humanos cumplen compromisos con representantes de Rincón de Chautla
El gobierno de Guerrero y la Comisión Estatal de Derechos Humanos llevaron apoyo humanitario a la comunidad de Rincón de Chautla, Chilapa, donde un grupo de niños de entre siete y 10 años anunció su incorporación a la Policía Comunitaria.
El domingo 12 de mayo, la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) difundió un vídeo en el que niños nahuas de Rincón de Chautla anunciaron que combatirán a los grupos delictivos que intentan tomar el control de su localidad.
Un día después de la difusión del video, el presidente de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG), Ramón Navarrete Magdaleno y el subsecretario de Asuntos Políticos del gobierno del estado, Martín Maldonado del Moral, audieron a la comunidad.
En la reunión, los padres de familia y los líderes de la CRAC desistieron de seguir adelante con el adiestramiento de niños para el combate, a cambio de que se reforzara la seguridad en la zona.
También se programó un segundo encuentro para este jueves en la cancha techada de la comunidad.
El ombudsperson y el subsecretario de Gobierno regresaron a la comunidad para dar seguimiento al diálogo y escuchar las necesidades de los pobladores.
Al lugar llegó un camión cargado con apoyo humanitario del gobierno del estado, el cual se repartió entre los pobladores de Rincón de Chautla.
También recibieron el apoyo un grupo de habitantes de Paraíso de Tetila y Zacapexco, quienes se encuentran refugiados en Rincón de Chautla desde el 27 de enero debido a las amenazas de los grupos criminales.
De acuerdo con lo informado en las redes sociales de la Secretaría General de Gobierno, se entregaron láminas, colchonetas, despensas y juguetes.
Navarrete Magdaleno y Maldonado del Moral reiteraron su llamado a los pobladores para que no involucren a los niños en las actividades de la policía comunitaria.
Reforzarán seguridad y educación
Por la mañana, el ombudsperson Ramón Navarrete Magdaleno asistió a la Cuarta Sesión Ordinaria del Sistema Estatal de Protección Integral de Niñas, NIños y Adolescentes de Guerrero, evento que se realizó en Acapulco y fue presidido por el gobernador Héctor Astudillo Flores.
Ahí tuvo una participación en la que abordó la problemática que enfrenta la comunidad de Rincón de Chautla.
De entrada, reconoció que se trata de una localidad «muy alejada» y con carencias importantes «de toda índole».
Además, apuntó que en la zona hay «proliferación de grupos armados que se autodenominan policías comunitarios».
Indicó que en la reunión que sostuvo el lunes con los líderes de la policía comunitaria, se dio cuenta que el anuncio de la incorporación de niños «sólo fue un acto publicitario para llamar la atención».
«No encontramos ninguna evidencia de que se hayan tomado acciones y de que los niños se hayan involucrado en el desarrollo de algún enfrentamiento o acciones preparatorias que tengan que ver con ello (…). Nos quedamos con esa percepción, de que fue una acción preparada», comentó.
El presidente de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG) señaló que el vídeo en el que aparecen los niños comunitarios, éstos dan lectura a un documento «que no tiene el lenguaje, el léxico de un niño».
Por ello, dijo que se advierte «una preparación previa de alguien que conoce de algunas cuestiones que tienen que ver con la milicia».
Respecto a las condiciones en que se encuentra la comunidad de Rincón de Chautla, dijo que tienen una escuela primaria y «un kinder a media hora».
Reconoció que hacen falta maestros que fueron retirados por Conafe, por lo que ya se está gestionando el reforzamiento del esquema educativo en la zona.
En cuanto a seguridad, dijo que a 10 minutos de la comunidad «está un destacamento del Ejército bastante nutrido», además de los recorridos que realiza la Policía del Estado.
Navarrete Magdaleno aseveró que «esa parte se encuentra cubierta» porque los militares «están en un punto estratégico que permite que la comunidad quede aislada de cualquier posible ataque».
El ombudsperson agradeció la respuesta oportuna del gobierno del estado, con la intención de «mostrarle otro camino a los niños que fueron utilizados» en presuntas acciones paramilitares.

Los comentarios están cerrados.