Morena convirtió al Congreso en rehén de la CETEG

100

La inexperiencia y falta de apego a la ley, entre las causas de los desmanes
El diputado local perredista Bernardo Ortega Jiménez aseveró que la bancada de Morena convirtió al Congreso de Guerrero en «rehén de la CETEG».
La jornada del jueves, maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG) irrumpieron de manera violenta en el Palacio Legislativo y destrozaron la sala de Pleno, el área de monitoreo, los controles del nuevo tablero electrónico y la biblioteca Siervo de la Nación.
Para Ortega Jiménez, lo ocurrido fue responsabilidad de la bancada de Morena, principalmente de su coordinador Antonio Helguera Jiménez.
En entrevista, aseveró que «la ineficacia, inexperiencia, ineptitud y soberbia» de la bancada de Morena han hundido al Congreso de Guerrero en una parálisis y rompimiento sin precedentes.
El perredista fue presidente de la otrora Comisión de Gobierno (hoy Junta de Coordinación Política) durante la 60 Legislatura, que comprendió de 2012 a 2015.
En ese periodo convergieron dos situaciones críticas: la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa en el municipio de Iguala y el movimiento magisterial contra la reforma educativa federal.
Ortega Jiménez recordó que las movilizaciones de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG) «eran mucho más fuertes que las de hoy».
Y aún así, destacó que el Congreso de Guerrero nunca perdió el control como le está ocurriendo a la bancada mayoritaria de Morena.
«Fueron momentos mucho más complicados. En estos momentos de crisis se debe de mostrar liderazgo y capacidad para contener este tipo de manifestaciones», apuntó.
Subrayó que todos los integrantes de la Comisión de Gobierno de la 60 Legislatura enfrentaron juntos las manifestaciones de la CETEG, «más allá de las diferencias internas».
«Siempre tratamos de salir unidos, con acuerdos, sobre cómo íbamos a atender a los maestros o a los padres de los 43 de Ayotzinapa. Teníamos estrategias, no eran nada más las ocurrencias. Había claridad en nosotros. Cuando era necesario éramos duros y cuando no, éramos pacientes, serenos, escuchábamos. Incluso los de la CETEG nos encerraron una noche para negociar, punto por punto, coma por coma, la ley secundaria, la ley de educación en Guerrero», recordó.
Además, dijo que siempre se buscó la colaboración del gobierno federal para atender al magisterio disidente.
Ortega Jiménez reconoció que hoy nuevamente «se viven momentos complicados en el Congreso local», pero insistió en que éstos han escalado debido a la «ineficacia, inexperiencia, ineptitud y soberbia de Morena».
Sostuvo que debido a esas actitudes de la fracción mayoritaria, «el Congreso está dividido en dos»: por un lado la bancada de Morena y por el otro, un bloque de 22 diputados de oposición unidos para hacer frente a las ocurrencias de los morenistas.
El perredista admitió que a causa de esta situación, las sesiones sirven únicamente «para decirle no a todo».
Mientras la bancada de Morena rechaza las propuestas de la oposición, los diputados de las diferentes bancadas y representaciones rechazan de manera unánime cualquier proyecto morenista.
Respecto al vandalismo de la CETEG ocurrido este jueves, Bernardo Ortega Jiménez consideró que pudo evitarse con una buena negociación y coordinacción.
Subrayó que él es integrante de la Comisión de Educación y que en ningún momento fue invitado por el presidente de la Jucopo, Antonio Helguera Jiménez, para intervenir o «por lo menos para estar ahí, tratando de llamar a la cordura, a los acuerdos, para darle salida jurídica, política».
El vice coordinador perredista señaló que el coordinador de Morena tuvo conocimiento anticipado de que la CETEG iría al Congreso local a realizar destrozos.
Prueba de ello es que con suficiente anticipación se emitió una «voz de alerta» para que los trabajadores abandonaran el edificio y se retiraron las tablets de las curules de los diputados.
Subrayó que él estuvo en el Palacio Legislativo minutos antes de la irrupción de la CETEG, porque encabezó la sesión de la Comisión de Estudios Constitucionales y Jurídicos que se realizó a las nueve de la mañana.
Aún así, dijo que no fue convocado para participar en las negociaciones con el magisterio disidente.
«Ellos (los de Morena) vivieron solos el momento de crisis porque quisieron. Nunca llamaron, no hubo reunión ni de la Jucopo, no hubo el cabildeo o por lo menos el planteamiento porque ellos creen que solos van a poder. Se les olvida que es un órgano colegiado de 46 diputados», aseveró Bernardo Ortega Jiménez.
Insistió en que «para este tipo de problemas o manifestaciones se requiere el acompañamiento de todas las fracciones, de las demás fuerzas políticas, no de una sola».
Sin embargo, dijo que esta unidad se ha vuelto prácticamente imposible porque Morena trae su propia división interna y la relación con las demás bancadas «está prácticamente rota».
También señaló que, a 24 horas de los destrozos provocados por la CETEG, el coordinador morenista Antonio Helguera Jiménez no había citado a los integrantes de la Junta de Coordinación Política para cuantificar los daños y trazar una ruta.
De lo único que tuvo conocimiento, dijo Ortega Jiménez, es que el mismo jueves se interpuso una denuncia ante el Ministerio Público por los daños que realizaron los maestros de la CETEG.
En ese sentido, consideró que «no puedes enfrentar a los maestros reprendiéndolos, regañándolos, sino llamándolos al diálogo y dándoles respuestas».
Aún así, reconoció que «la CETEG se pasó, porque ellos saben bien que el problema no está en la cancha del Congreso local, sino en la cancha del Congreso de la Unión».
El perredista señalo que si bien las manifestaciones de la CETEG obedecen a un plan nacional, «Guerrero no puede ser rehén de este tipo de actos fuera de la ley».
Pero insistió en que fue la bancada de Morena la que «le abrió las puertas» al magisterio disidente y le permitió, incluso, hacer uso ilegal de la tribuna
«Vivimos en un estado de derecho, tenemos leyes que nos rigen y no pueden pisotearlas quienes las elaboran (…). Morena debe entender que el Congreso no es de ellos», subrayó.
Para Ortega Jiménez, este extravío en la dirección del Congreso local se debe a que varios diputados de Morena llegaron al Congreso sin saber cuál es el trabajo de un legislador.
Señaló que «el propio presidente de la Jucopo (Antonio Helguera Jiménez) no sabe para qué es el Poder Legislativo y no lo ha llevado por buen camino».
De continuar así, advirtió que el Poder Legislativo de Guerrero «no va a llegar a buen puerto».
«Los de Morena creen que abriendo las puertas democráticas, como ellos les dicen, se va a solucionar todo así nada más. Pero no, no es cierto. La disidencia magisterial en Guerrero no es pacífica, incluso se pasan. Eso es reprobable porque la violencia genera violencia y atraso», apuntó.
Además, subrayó que todos los daños provocados por la CETEG y por la inexperiencia política de Morena «los va a pagar el pueblo».

Los comentarios están cerrados.