ONG sospecha de “falsos comunitarios” en Chilapa

0 16

Para el director del Centro de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón, Manuel Olivares Hernández, el surgimiento de supuestos policías comunitarias en zonas controladas por el crimen organizado resulta sumamente sospechoso.
En Chilpancingo, Olivares Hernández sostuvo que la estrategia en materia de seguridad que se ha implementado en Chilapa no ha dado los resultados que la población requiere.
Recordó que desde el 27 de enero de 2016 se puso en marcha un operativo especial, en el que participaron más de 3 mil elementos, entre soldados del Ejército Mexicano y Marina Armada.
“Pese a todo lo que se implementó, vimos como el crimen organizado siguió operando; hubo más muertos, desaparecidos y formas de violencia cada vez más sanguinarias, lo que nos indica que esa estrategia no es la adecuada”, aseveró.
Para el representante del Centro de Derechos Humanos, la presencia de los militares y sus órganos de inteligencia en la zona, necesariamente debería llevar a la desarticulación de los grupos delictivos que se han enfrentado por lo menos desde 2012, pero hasta el momento no hay un resultado positivo.
Lejos de eso, en los últimos meses la violencia se recrudeció, de tal suerte que las desapariciones, la extorsión, los asesinatos y deslazamientos de familias completas se mantienen.
El Centro Morelos tiene hasta el momento un registro de 97 personas desaparecidas, lo que propició que se solicitara la intervención de Equipo Argentino de Antropólogos Forenses (EAAF), que acudieron a Chilapa para tomar muestras de sangre a familiares de 37 personas no localizadas, hasta la fecha se está a la espera de resultados.
Recordó que por lo menos 30 desapariciones se registraron del 9 al 14 de mayo de 2015, tiempo en que un grupo de civiles armados, los que se denominan como Comunitarios por la Paz y la Justicia tomaron el control de la cabecera municipal de Chilapa.
Dicha organización, de acuerdo con Manuel Olivares, resulta muy sospechosa, ya que se constituyó en pueblos que indicó, están controlados por la delincuencia.
Para ello, consideró importante exponer un ejemplo: “Nosotros en el 2007 hicimos el intento de crear una Policía Comunitaria (PC), pues ya veíamos venir esta oleada de crímenes, ejecuciones y desapariciones, pero no encontramos eco en las comunidades ni respuestas positivas, pese a que realizamos muchas reuniones con ellos”, anotó.
Sin embargo, resulta sospechoso que de pronto surja una policía comunitaria en los pueblos que son controlados por un grupo de la delincuencia, de ahí que el Centro de Derechos humanos no tenga comunicación con sus representantes.
Manuel Olivares asegura que el crimen ha instalado con gobierno en el municipio de Chilapa, de ahí que considere importante que haya una revisión profunda de lo que  sucede, para no caer en el error de proceder de manera omisa.  
 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.