Representantes de la Sierra claman por víveres

106

Advierten sobre crisis alimentaria

Piden a delegado federal que promueva una visita del presidente Andrés Manuel López Obrador

Representantes populares, autoridades municipales, organizaciones de productores, comisarios y trabajadores del sector educativo ratificaron que hasta el momento no han recibido apoyos del gobierno de la República, más aún, se les ha estigmatizado como productores de enervantes y delincuentes.
El encuentro se desarrolló en las instalaciones de la Secretaría de Bienestar, antes Desarrollo Social, en donde los participantes hicieron la invitación al delegado federal, Pablo Amilcar Sandoval Ballesteros para que visite las comunidades ubicadas en la parte más alejada del centro de la entidad, para que tenga el pulso de lo que ahí sucede.
De inicio, el diputado local Servando de Jesús Salgado Guzmán, presidente de la Comisión para la Regionalización de la Sierra, hizo la petición de no criminalizar a la gente Sierra, pues si bien es cierto que la actividad preponderante hasta hace poco era la siembra de la amapola, “eso no quiere decir que los pobladores sean delincuentes”.
Indicó que en estos momentos existe una crisis fundamental y grave, derivado de que el precio de los enervantes se cayó de manera drástica, de tal suerte que en algunos puntos se carece hasta de lo elemental para subsistir.
“Se habla de que se puede dar una hambrina en la sierra”, advirtió el representante popular, cuya participación fue respaldada por su compañero de partido, el morenista Adalid Pérez Galeana.
Florentino Leyva, presidente de la Comisión de Ejidos Hermenegildo Galeana, de la Costa Grande sostuvo que en las partes altas la gente está padeciendo muchas carencias:
“desafortunadamente no tienen los recursos por diferentes cuestiones y debemos apoyarlos con programas emergentes, sabemos que vienen programas a mediano y largo plazo, pero necesitamos situaciones urgentes, como empleo temporal que les de algo de alivio”, indicó.
Dora Hernández Uriosteui, de la comunidad de Linda Vista, perteneciente a San Miguel Totolapan, manifestó que lo que se padece es muy delicada, lo que se debe entender por la forma en que se ha levantado la voz con insistencia.
“Durante mucho tiempo la Sierra no hablaba, porque siempre por sus medios solucionaba sus problemas, muchos años no se pidió apoyo, pero las condiciones ahora son otras y el gobierno debe tomarlo en cuenta; el día de hoy, hay gente que no tiene ni maíz para comer”.
Reprochó la cantidad de eventos que se han realizado para analizar el tema de la Sierra, desde agosto de 2018, pero hasta el momento no se tienen acciones concretas.
Mientras reuniones pasan, dijo que urge la puesta en marcha de un programa que consista en la distribución de víveres, por el problema de hambre que se padece.
Antes de cerra la intervención dijo al delegado Sandoval Ballesteros: “Visítenos, una cosa es estar aquí, otra muy diferente es estar en campo y ver los problemas de manera directa”.
Pedro, un dirigente que prefirió omitir su identidad por las implicaciones que puede tener, reprochó que recientemente el presidente Andrés Manuel López Obrador haya declarado que la sierra está siendo atendida, sostuvo que resulta inquietante quien le hace ver al jefe del Ejecutivo federal que la zona está atendida.
“Usted esta escuchando que eso (el apoyo a la sierra) todavía no pasa, la situación es grave y no lo dudamos; es un problema para el país”, aseveró.
Lamentó que por las prácticas de algunos funcionarios, que proporcionan información falsa a sus superiores, todo parezca apuntar hacia el pasado y lamentó que en su comunidad, Vallecitos de Zaragoza, la semana pasada cuatro familias tuvieron que huir por la violencia.
Todo valió madre
Ismael Cástulo Guzmán, presidente municipal de Leonardo Bravo recordó que antes de ser jefe de cabildo, fue integrantes de organizaciones sociales como el Consejo Supremo de Pueblos del Filo Mayor (CSPFM) y líder de la Unión de Comisarios.
Pidió que antes de seguir con reunión tras reunión, haya compromisos concretos por lo menos en tres cuestiones básicas: alimentos, caminos e inseguridad.
Advirtió que si no se avanza con algo concreto, todo e sexenio del presidente López Obrador va a transcurrir en mesas de análisis sin dar un paso concreto.
Expuso: “La gente no es mala, antes la amapola era un sustento pero ahora ya no cuesta lo que antes y ya valió madre el asunto”.
Agregó: “Necesitamos víveres, eso no puede esperar más, si tenemos otras tres o cuatro reuniones sin cincretizar nada, la gente va a bajar a tomar Chilpancingo porque aquí está la comida”.
Al igual que otros participantes, solicitó al delegado federal que vaya a la Sierra y que una vez que conozca la realidad, sugiera al presidente de la República una visita en dicha zona.
“No somos Acapulco, no le vamos a invitar mariscos, pero aunque sea un plato de frijoles va a comer bien con nosotros, hasta el momento ningún presidente ha querido ir a la sierra”, anotó.
Luego cerró su intervención: “Es cierto, antes éramos ricos pero ahora somos de los más pobres”.

Los comentarios están cerrados.